Ciudades inteligentes, sostenibles y creativas

Colombia está dominada por urbes grandes, pequeñas y emergentes en medio de una pésima planeación, la cual termina afectando, la calidad de vida. Columna en diario Portafolio  del 6 de julio de 2017.

 

El mundo está dominado por las metrópolis, las cuales cada día adquieren más importancia. La gran mayoría de la población mundial vive en urbes, y la forma como estas manejen la seguridad, la movilidad, el medioambiente y la conectividad, determinará el grado de progreso o de atraso de un país. 

En Colombia, nuestras ciudades no están bien planeadas. Muchas se expanden de manera irresponsable, no contemplan zonas verdes, carecen de una agenda integral para el manejo de desechos sólidos, no están proyectando vías suficientes ni alternativas de transporte masivo a la explosión de oficinas y residencias y, lo que es aún más desafiante, no tienen previsto cómo van a garantizar un manejo efectivo del agua. 

Ante nuestros ojos vemos metrópolis mal planeadas que siguen creciendo y urbes emergentes que antes, bajo el criterio de municipios, no planearon su rápida expansión. Colombia es un país de ciudades y estamos fallando en una verdadera estrategia para el desarrollo territorial. 

Hoy más que nunca, tenemos que afrontar nuestra realidad y eso implica apostarle a 8 estrategias integrales, o, de lo contrario, nuestro modelo urbano puede colapsar: 
Seguridad integral: la seguridad urbana requiere hoy más inteligencia para desarticular redes de crimen organizado, y para ello son vitales el trabajo con las acciones comunales, los consejos barriales de seguridad, con redes de informantes, y el empleo de tecnologías como cámaras y sensores de sonido. Estas acciones deben ir de la mano con programas de prevención y minimización de riesgos, entre los que se encuentra la desarticulación de aceleradores del delito como las drogas, el abuso de alcohol, las zonas de tolerancia o el porte ilegal de armas. 

Bancos de tierras: las ciudades deben crecer con orden y con un sentido de futuro asociado con el acceso a servicios públicos, y, por supuesto, la no afectación estructural del medioambiente. Deben tener bancos de tierras que repliquen la experiencia de ‘Metro Vivienda’ en Bogotá, para la adquisición de predios y la integración de los mismos a la expansión urbana futura.

Movilidad y calidad del aire: las urbes están llamadas a encontrar medidas de transporte masivo, transporte compartido y mejor acoplamiento de lugares de trabajo con zonas residenciales para estimular vehículos alternativos y menores tiempos de desplazamiento. Esta agenda de movilidad hace parte también de una visión de calidad del aire y, desde luego, de vida. En cuanto a vías, es urgente combinar sistemas de Transmilenio, metro, y viaductos subterráneos o elevados. Por supuesto, ampliar incentivos al car pooling y otros sistemas colaborativos combina adecuadamente los mecanismos.

Conectividad y acceso gratuito a banda ancha: la cobertura de banda ancha en ciudades debe ser vista como una premisa fundamental. Permitir que todos los sistemas de transporte masivo tengan wifi ayuda a tener conectividad gratuita en periodos de prolongados de desplazamientos. Habilitar y promover espacios de coworking y tele trabajo, también hacen parte de una agenda futurista para disminuir la huella individual de carbono. 

Manejo inteligente de residuos sólidos: nuestras metrópolis están obligadas a cambiar la idea tradicional de los botaderos de basuras. Hacia el futuro es urgente que le apostemos a la destrucción inteligente y el empleo de tecnologías de plasma para la generación de energía. Esto no solo mejora la planeación urbana y la calidad de vida, sino que permite un uso energético favorable con las comunidades. 

Zonas verdes y pulmones urbanos estandarizados: las urbes deben irse diseñando con pulmones verdes que mejoren la calidad de vida de las comunidades. Estos deben ser también espacios con acceso a la cultura, la creatividad, la banda ancha, el deporte. Las administraciones locales deben ser rigurosas en los mínimos de espacios verdes en todos los procesos de construcción. 

Mejores barrios y mejores viviendas: Colombia debe apostar a que en los próximos cuatro años se puedan mejorar cerca de 600.000 viviendas en los barrios más vulnerables del país. Con cerca de tres billones de pesos, menos de lo que se destinó para 100.000 casas gratis, podemos llegar a hogares con titulación, mejoramiento de pisos, techos, baños y cocinas, al igual que cobertura de servicios públicos y calidad del agua. 

Cultura para todos: parques, bibliotecas, museos, cinematecas, espacios de espectáculos públicos deben ser parte del desarrollo cultural de la comunidad. La programación, promoción y estímulo a los lugares urbanos para la democratización de la cultura ayuda estructuralmente a formar un verdadero sentimiento de comunidad.

Colombia está dominada por ciudades grandes, pequeñas y emergentes en medio de una pésima planeación, que termina afectando de manera grave la calidad de vida. Una agenda cimentada en estas ocho estrategias debe hacer parte del próximo Plan de Desarrollo para que entendamos que del futuro de las ciudades va a depender el éxito que tengamos como país.

 http://www.portafolio.co/opinion/ivan-duque-marquez/ciudades-inteligentes-sostenibles-y-creativas-analisis-507433

 


1 Comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.
Your Website Title

Posted by Facebook
<
>
Próximos eventos
DIC
06
Rueda de Prensa - #ElPartidoDeLaEsperanza
Ver más
DIC
05
En vivo con Eccehomo Cetina - #DuqueContesta
Ver más
NOV
23
Facebook Live - #DuqueContesta
Ver más
OCT
21
Programas sociales y lucha contra la corrupción
Ver más
OCT
20
Transformación productiva y agroindustria sostenible
Ver más