Los 7 pecados capitales del Presupuesto Regionalizado: senador Iván Duque

Bogotá D.C., 1 de septiembre de 2015. Durante la discusión del Presupuesto General de la Nación en la sesión de las Comisiones Conjuntas Económicas, el senador del Centro Democrático, Iván Duque enumeró los pecados capitales del presupuesto regionalizado que fue enviado desde el gobierno en días pasados.

1.     Recorte al Presupuesto de Inversión. La estructura y la forma cómo ha sido planteado el recorte muestra una caída cercana al 19% con respecto al Presupuesto General de la Nación aprobado en 2015.

2.     La educación no es prioridad en la inversión. Se había dicho que la educación iba a ser la prioridad del presupuesto de inversión y que eso se iba a ver reflejado este cuatrienio en la inversión del sector para los departamentos. En el Presupuesto de Inversión regionalizado educación apenas llega al 4%. Si se suma al presupuesto de educación lo que hay para el sector agrícola, los dos sectores están por debajo del 10% de la inversión.

3.     Persisten las partidas regionalizables y por regionalizar. Las partidas no regionalizadas equivalen al 13,4% del presupuesto. Las partidas por regionalizar llegan al 3,1%. Esto elude el compromiso que tenía el Ministerio de Hacienda con el Congreso el año pasado.

4.     El recorte regional es regionalizado. Sólo 1 de los 32 departamentos no tiene una reducción del presupuesto de inversión. 16 de 32 departamentos tienen reducciones superiores al 20%. 8 de 32 departamentos tienen reducciones entre el 10 y el 20%, incluido Bogotá. 8 tienen reducciones entre el 3 y el 10%. Muchos de los departamentos con mayor recorte son los más se ven afectados por la caída de la renta petrolera.

5.     Por sectores los recortes no son diferentes. Frente al presupuesto de 2015, en el regionalizado, el Sector Agropecuario tiene una caída del 58%, Sector Ambiente del 61%, Sector de Ciencia y Tecnología del 30%, Inclusión y Reconciliación tiene una disminución del 10%, lo cual no guarda coherencia con las líneas prioritarias de la agenda de gobierno plasmadas en el Plan de Desarrollo.

6.     No existe una lógica sectorial. 19 de los 32 departamentos tienen una asignación para Industria y Comercio que está por debajo del promedio nacional. Sin embargo, al ver el componente del presupuesto sectorial apenas el 0,6% corresponde a formalización laboral.

7.     Persisten las partidas globales. 30% del presupuesto del Ministerio de Hacienda es para el apoyo de proyectos, a pesar del compromiso hecho por esta cartera cuando se aprobó el presupuesto y era que ese gasto se iba a hacer más transparente.

“Con estos 7 pecados capitales enumerados queda clara la inconsistencia del presupuesto regionalizado frente a lo que el gobierno ha planteado tanto en el Plan de Desarrollo como en los distintos escenarios donde dice que hay sectores como educación, ciencia y tecnología y sector agropecuario, que serán ejes de la transformación social del país”, concluyó el senador Iván Duque.

Conozca y descargue la presentación aquí: