Discurso de Santos fue una apología al cinismo

“El presidente Santos no se ha enterado del país que les está entregando a los colombianos”, dijo el senador Iván Duque, en plenaria, luego de la instalación de la última legislatura del Congreso.

Resaltó las cifras que, en materia económica, social, de infraestructura y de seguridad deja su gobierno, al que le endilgó el derroche de la mayor bonanza que ha tenido en la historia del país.

“Claramente Colombia necesita un cambio y ese cambio se lo vamos a dar en el 2018”, agregó el senador y precandidato presidencial del Centro Democrático. 

Bogotá, 20 de julio de 2017. Como una apología al cinismo llamó el senador Iván Duque la intervención del presidente Juan Manuel Santos durante la instalación de la última legislatura del Congreso de la República en su gobierno, este 20 de julio. Según el senador, el Presidente “llamó a la unidad cuando ha estigmatizado de enemigos de la paz a sus contradictores (…), llamó al respeto, cuando no fue capaz de respetar el sentimiento popular expresado en las urnas el pasado dos de octubre. Llamó a la concordia cuando su discurso está plagado de ataques soslayados a quienes han demostrado el buen ejercicio del poder”. “Parece que el presidente no se ha enterado del país que está le entregando a los colombianos. Colombia necesita un cambio y ese cambio se lo vamos a dar en el 2018”, agregó. Aquí algunos de los desaciertos de Santos que resaltó el senador.

  1. Santos dijo que la economía apenas estaba teniendo una pequeña dificultad y exaltaba su comportamiento frente a la región.

“No dijo que su Gobierno derrochó la bonanza petrolera más grande que ha visto este país. Amplió los gastos permanentes del Estado, basado en una bonanza transitoria.  No ahorró para las vacas flacas y le pasó la cuenta de cobro al pueblo colombiano que hoy la está pagando con una tarifa del IVA del 19 % que se ha convertido al mayor incentivo del contrabando. Aumentó los impuestos a las empresas al 34 por ciento y al 40 por ciento si tienen ingresos de más de 800 millones, valores por encima del promedio mundial y de la OCDE. La industria no levanta cabeza y la inversión extranjera directa sigue debilitándose”.

  2. Resaltó obras de infraestructura.

“No dijo que henos perdido escaños en los índices del Foro Económico Mundial sobre la calidad de la infraestructura y que hoy estamos en el lugar 16 de 18 países en el estado de la red vial. No dijo que prometió 50.000 kilómetros de vías terciarias y siete años después no ha cumplido sino el 66 por ciento. No dijo que las vías 4G pueden llegar a tener sobre costos de hasta el 40 %.

  3. No dijo nada de minería.

“Pero vendió en su campaña la minería como una de las “tales” locomotoras. Y en su gobierno la incertidumbre jurídica golpea al sector, que está seriamente debilitado en el apetito de inversión. El Gobierno no ha sido capaz de llenar los vacíos regulatorios. Hizo una lamentable reforma a las regalías que le quitó a las regiones productoras una de sus principales fuentes de ingreso y se las redujo del 80 al 20 por ciento en sus siete años.

  4. No habló del petróleo.

“No dijo que en su gobierno de Colombia vio reducidas sus reservas de petróleo y que más del 50 por ciento de petróleo que está refinando Reficar viene del extranjero y que muchos de ellos pasan primero por Coveñas para ser bombeados hasta Cartagena, generando costos exorbitantes.

  5. No habló de la aftosa y la crisis del agro

“No dijo que este país que había logrado ser declarado un país libre de aftosa y hoy -por el desgreño administrativo, por la persecución gremial y por la politización de las instituciones del sector- el fenómeno campea y cada vez se están presentando más incidentes en el país. No dijo que prometió cuatro billones para el agro y que su presupuesto se redujo en más de un 50% para la vigencia del 2017. No dijo que, aunque 3 de cada 10 productores pueden acceder al crédito, el Gobierno prefiere darle los recursos del agro a la construcción de 4G y a Odebrecht.  

  6. No habló de la crisis de la salud.

“No abordó la grave situación de la salud y no fue capaz de referirse a la deuda de más de más de seis billones de pesos que tiene con el sistema hospitalario. Tampoco habló de Caprecom, que fue liquidada sin que se conociera en detalle todo el robispicio que se había presentado en sus arcas al servicio de las clientelas políticas.

  7. No habló de la inseguridad.

“No fue capaz de reconocer que por sus malas decisiones se triplicó el área sembrada de cultivos ilícitos y se ha generado una reducción del presupuesto de inteligencia de más del 70 %. No dijo que en 2016 llegamos a cifras récord de hurtos de vehículos. Que llegamos a cifras récord de hurtos residenciales y de hurtos comunes. No dijo que en los últimos siete años de su Gobierno la extorsión ha crecido en más de un 263 %. No habló del debilitamiento del Estado de Derecho por cuenta de premiar a los delincuentes. No dijo que el ELN no quiere partir con condiciones inferiores a las que les dieron a las Farc.

  8. Habló de un supuesto compromiso contra la corrupción.

“¿Cuál compromiso se pregunta uno? cuando hoy estamos viendo que la principal modalidad de contratación es la contratación directa. No dijo que 40 contratistas del Estado, se está quedando con en el 27 % de los valores totales de los contratos. En el caso de las regalías, 80 % de los montos contratados se está quedando el 12% de los contratistas.

  9. Exaltó su política exterior.

“Pero no dijo que su silencio complaciente con la dictadura de Venezuela ha sido una de las actuaciones más lamentables de su política exterior. Despotricó de la política exterior anterior a su gobierno sin reconocer los avances importantes que hubo el país en materia de Tratados de Libre Comercio, tratados de inversión o el haber alcanzado dignidades tan importantes como la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo o la secretaría general de la CAN.

  10. Dijo que el compromiso que hay con las Farc es un compromiso internacional.

“Las Farc no son un país señor Presidente, las Farc son una organización criminal. Y si bien nosotros compartimos el principio de desmovilización, desarme y reinserción, a esos acuerdos Colombia debe hacerles modificaciones sustanciales porque el narcotráfico no puede ser un delito amnistiable, porque la erradicación y la sustitución de cultivos ilícitos deben ser obligatorias y la justicia especial para la paz no puede ser un remedo de petrimetri de modistería al servicio de los intereses de un grupo criminal que quiere eludir su responsabilidad penal. 


1 comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.
  • Santos no habla de nada que concierna a la economía del país porque tendría que explicar porqué lo va a dejar endeudado, en manos de hampones, narcotraficantes, y además no está autorizado por los Castro para hablar del asunto .No puede hablar de Venezuela porque allí se refleja el camino a donde hubiese querido llevar a Colombia antes de terminar su deplorable gobierno.
Your Website Title

Posted by Facebook
<
>