En defensa de San Andrés

Los colombianos tenemos que defender nuestro territorio ante el exabrupto de la Corte, con argumentos, con una decisión popular, con presencia, con desarrollo y con el deseo de exponerle al mundo que el sistema internacional no puede de un plumazo quitarle a un país sus fronteras. Por: Iván Duque. 3 de septiembre de 2017. El Colombiano. 

 

En el año 2012 la Corte Internacional de Justicia emitió un fallo que pretende despojar a Colombia de más de 70 mil kilómetros de mar, afectando la integridad territorial del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. El fallo claramente desconoció de manera abrupta un territorio ancestral donde Colombia ha ejercido soberanía histórica y además afectó tratados que nuestro país tiene con otros Estados.

Por tal motivo, Colombia debe desacatar un fallo que quiere utilizar a Colombia como experimento de una jurisprudencia que puede servir de base para alterar fronteras en otros lugares del mundo. Esto es inadmisible, entre otras cosas porque la Corte Internacional de Justicia fue creada para resolver conflictos entre países sobre la base de la aceptación de sus veredictos, pero no para ahondar diferencias sobre la premisa de la fractura de territorios ancestrales, con soberanía reconocida.

La situación es tan grave, que Nicaragua pretende ahora ampliar su plataforma continental extendida, amparada en el fallo del 2012, poniendo en riesgo más territorio colombiano. Nuestro país hizo lo correcto retirándose del Pacto de Bogotá en señal de protesta por lo ocurrido, pero ahora tenemos que tomar medidas más contundentes como país.

Ante la cruda realidad, Colombia necesita pronunciarse. Necesitamos convocar una Consulta Popular o inclusive un Referendo que incluya un artículo en la Constitución donde se reitere que las fronteras ancestrales en el meridiano 82 no se pueden modificar. Claramente se trata de un pronunciamiento político incorporado en nuestra Carta Política, que según los internacionalistas no puede ser invocado para no cumplir el fallo, pero en la práctica es un mandato soberano de todo un país de preferir tensiones diplomáticas a ceder nuestro territorio.

Del mismo modo Colombia debe invocar el artículo 95 de la Carta de las Naciones Unidas y pedir un mecanismo distinto para zanjar las diferencias con Nicaragua, bajo la clara idea de que la Corte Internacional de Justicia no puede romper la integridad territorial reconocida internacionalmente.

El Referendo por San Andrés es una idea para unir a los colombianos en defensa de nuestro territorio. Pero esta iniciativa también debe ir acompañada de un programa integral de atención al archipiélago mejorando los servicios sociales, protegiendo y difundiendo el patrimonio cultural raizal, garantizando la arquitectura histórica y mejorando la infraestructura portuaria y aeroportuaria en función de un turismo con mayor responsabilidad ambiental. Ese programa integral debe garantizar la calidad del agua, el suministro de energía y la calidad del acceso a internet de alta velocidad, así como incluir una agenda de turismo estratégica que contemple el turismo náutico vivencial y cultural.

Los colombianos tenemos que defender nuestro territorio ante el exabrupto de la Corte, con argumentos, con una decisión popular, con presencia, con desarrollo y con el deseo de exponerle al mundo que el sistema internacional no puede de un plumazo quitarle a un país sus fronteras.

Tenemos que ser una nación que exprese su soberanía con firmeza y respeto indicando que lo que ha hecho la Corte no lo podemos aceptar.

Hoy más que nunca tenemos que mantener firmeza para proteger nuestro territorio del archipiélago y al mismo tiempo que todos los colombianos ejerzamos esa pertenencia y nos sintamos orgullosos de ese lindo patrimonio isleño que debe ser una razón más para sentirnos felices de ser colombianos.

*Precandidato presidencial CD


1 Comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.
Your Website Title

Posted by Facebook
<
>