Intervención del senador Iván Duque Debate Reficar

Intervención del senador Iván Duque - Debate Reficar

Señor presidente, honorables senadores, representantes de este Gobierno e invitados a este debate. Yo diría que en la mañana de hoy se han dicho muchísimas cosas y tengo la gran preocupación de si lo que se ha dicho en la mañana de hoy realmente va a servir para la defensa de los intereses nacionales o si por el contrario va a terminar siendo el puntillazo final para que la Nación pierda la demanda que tiene contra CB&. ¿Y por qué lo digo? Por que es que acá no se pueden traer debates de opiniones manejadas arbitrariamente, sesgadamente y no tener un soporte a esas afirmaciones porque en política se tiene derecho a las propias opiniones, pero no a los propios hechos. Los hechos no los podemos cambiar.


Quisiera referirme a algunas verdades sobre este proyecto:


Lo primero es que aquí se dijo que la Refinería de Cartagena es una especie de elefante blanco, un proyecto que es un embeleco de un Gobierno, eso es falso. Refinería de Cartagena es un proyecto estratégico para el país; desde hace muchísimo tiempo,  desde 1957 cuando Intercol hizo el proyecto en Cartagena sabíamos la importancia que esto tenía para Colombia. Después en 1974 Ecopetrol la adquiere, la convierte en una de sus piezas fundamentales de ejecución operativa y con el paso de los años, 20 años después para el Gobierno del presidente Samper en el 96 ya se empieza a plantear la necesidad imperiosa para el país de mejorar la capacidad de refinación. Después en el Gobierno del presidente Pastrana, senador Efraín Cepeda, se empezaron a identificar opciones para que el país estableciera la capacidad de refinación en Cartagena. Y le quiero decir, allá hay decisiones que se evaluaron en la propia junta de Ecopetrol y hay un documento compes que empieza a orientar sobre esto. Y a partir del año 2002 con la llegada de un nuevo Gobierno, con la urgente necesidad de fortalecer la seguridad energética del país, se decide empezar a tomar acciones para que ese proyecto se haga realidad; y salen varios documentos de política pública. Basta recordar el compes 3336 del 2005 donde se mira la necesidad de convertir esa refinería en un baluarte para mejorar la capacidad de producción de gasolina y de diesel en el país.


Y cómo será la política de estado que inclusive en el Gobierno actual, en el año 2013, ya cuando se ha avanzado en el desarrollo de este proyecto como lo voy a especificar más adelante, se convierte en un proyecto Pymes, proyecto de interés nacional y estratégico. Entonces ahí está el primer error: aquí no se está hablando de un elefante blanco.

Ahora, ¿es estratégica esta obra para el país? Claro que es estratégica o es poquito que un país aumente su capacidad de refinación en un 25%, que además aumente la capacidad de conversión de refinación de un 70 a 75, a un 96 y 97%; que además le permite procesar combustible o peor petróleo pesado, porque esa es la característica del petróleo que tenemos en el país. Y fuera de eso, estamos hablando que Colombia va a aumentar su capacidad de abastecimiento de gasolina en un 60%, entonces no sigamos diciendo falsedades que este sí es un proyecto estratégico para el país.

Ahora, también se ha dicho otra cosa: que Reficar no debió buscar un socio estratégico,que eso era entregarle el país a las transnacionales...señores, es que la Colombia del año 2002 no es la misma de hoy. La Colombia del año 2002 tenía a Ecopetrol en el cálculo del déficit central de la Nación, teníamos un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional después de haber pasado la recesión del año 99 y no teníamos el espacio fiscal para que la Nación emprendiera un proyecto de esa embargada con autonomía de recursos. Además, el país estaba altamente endeudado y estábamos viendo señales muy propicias para que llegara a Colombia más inversión extranjera, de hecho, entre el 2002 y el 2007 se quintuplicó la inversión extranjera en Colombia. Entonces había que buscar esa opción. Y yo recuerdo que el entonces ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla insistió en que se prepararan adecuadamente los documentos técnicos para buscar ese socio estratégico que pusierarecursos, que ayudara a movilizar recursos y que tuviera una visión estratégica para después comercializar los recursos que surgieran de Reficar. Entonces segunda falsedad: el país sí necesitaba buscar un socio estratégico cuando se adelantaron los estudios entre el año 2005 y el año 2006. Pero, como esto se ha convertido en una piñata política, han aparecido testimonios que los que hacen es confundir a la opinión pública, y por eso yo quisiera aclarar otra falsedad: la búsqueda del socio estratégico y la contratación se ha dicho que fue un proceso dudoso, oscuro. Es más, les quiero compartir este pequeño audio de un testimonio que dio una de las personas presentes en este debate. (Pasan audio)


Esa es la opinión de uno de los miembros de la junta de Ecopetrol y del señor ministro de Hacienda.


Ministro le traje el audio porque cuando le traemos las frases, entre comillas usted dice que son fuera de contexto, aquí ya las puede escuchar a viva voz.


Y que me parece clave lo que usted dice ahí, "se hizo muy rápido", deja entrever que este fue un proceso oscuro, dudoso y casi que mal intencionado con el país, es decir, usted ya está criticando es la llegada del socio estratégico y sabe qué, me recuerda su frase a un humorista que era Woody Allen que decía que la principal causa de divorcio es el matrimonio, según usted la principal causa del problema fue haber buscado un socio estratégico pero yo quiero aprovechar esta ocasión para decirles a todos ustedes que el proceso no fue rápido, ni dudoso.

 

Que se invitaron a 38 firmas internacionales a participar, que llegaron 11 firmas internacionales a las discusiones en los distitnos lugares donde se hicieron convocatorias, que hubo 4 precalificados, que hubo dos finalistas y que se seleccionó a Glencore después de un proceso en cual participó el banco ABM Amro, en el cual participó la firma Posse Herrera Ruiz y en el cual participó la firma Sumatoria para determinar si las firmas que se estaban presentando reunían los requisitos para poder ser elegidos. Y adicionalmente, se hizo una audiencia pública en agosto 25 de 2006 donde la firma Glencore pagando 630 millones de dólares adquirió el 50% de Reficar.

 

Preguntó, ¿eso es dudoso? ¿eso es rápido? Inclusive, Ministro yo de esa comparación que usted hace con Isagen, por Dios no haga eso, un proponente único, ya conociendo de antes que se iba a retirar la firma Colbúm, no haga esas comparaciones que no son propias de una persona que ha tenido tanta experiencia pública, entre otras cosas porque se puede ahorcar con su propia lengua.

 

Creo además que el cuarto elemento para plantear acá tiene que ver con que la contratación de CB& se hizo también, esta mañana, que fue un proceso también oscuro y turbio, que Glencore contrató a CB&I sin ningún estudio, a dedo, sin ningún tipo de análisis. Oiga qué cosa ¿no?

 

¿Será que una firma extranjera que está apostando recursos, se atreve a seleccionar un contratista en ingeniería que no tenga la capacidad? No señor. Sí lo contrató y acá está el estudio. Se contrató a la firma Nexant y Nexant hizo una evaluación y producto de esa evaluación surgió la contratación de CB&I, y a quienes quieran mirar el estudio, está acreditada la experiencia internacional de esa firma. Una de las cinco empresas con mayor experticia en construcción y desarrollo de megaproyectos en los Estados Unidos y otros países.

 

Entonces por favor tampoco tratemos de cambiar la realidad y adecuarla simplemente para que el grito y el discurso político salga más bonito. Aquí estamos hablando de un proceso que a ese momento se adelantó cumpliendo a cabalidad con las normas que debe tener un contratista de esa naturaleza.

 

Ahora. También se ha dicho acá que la salida de Glencore fue mal manejada. Ahí nadie se va a sentir contento de la salida de Glencore. Sin duda fue algo que tomó al país y a las autoridades con muchísima preocupación y molestia. De hecho, el Ministro nuevamente en ese mismo reportaje dice que se utilizaron palabritas que eran inminentes, que era, como lo dice aquí… la palabra… imprevisto e irresistible.

 

Señor Ministro, señores senadores, eso no fue una cláusula amañada que se ingenió para estar incluida en ese contrato; es una cláusula que es aceptada en contratos de inversión extranjera y que además hace parte del bloque de cláusulas que defiende ICCI en el Banco Mundial. Ministro, usted lo sabe. ICCI establece esas posibilidades para que existan ventanas de salida a favor del Estado y a favor del inversionista para que las causas litigiosas no entorpezcan el curso de los proyectos estratégicos. Entonces eso no fue una cláusula que alguien se inventó. Y si no nos gustara, estábamos en la peor recesión después de la gran depresión y las firmas internacionales estaban teniendo problemas de financiamiento, que se nos olvida las circunstancias de liquidez internacional. Y estaban teniendo dificultades para el manejo de caja y aduce la empresa esas circunstancias.

 

Ahora, ¿qué hace Colombia?, es bien interesante porque eso no fue dejarnos humillar por parte de Glencore. Y entonces Presidente de la República, en compañía de miembros del despacho en el Foro Económico de Davos le ejercieron una presión, un reclamo al presidente de esa empresa por la forma en la que estaba conduciendo su trato a Colombia, y le dijo que si no llegaban a un acuerdo con Ecopetrol y si no llegaba a un acuerdo para resarcir el daño que estaba causando, no solamente se llevaba su contrato sino que se llevaba de una vez los demás contratos que tenía en el país, porque no podía ser humillación selectiva.

 

¿Y entonces qué se decide hacer? ¿Cuáles eran las opciones de Ecopetrol? Y pónganse en los zapatos de las empresas que tomaron esas decisiones. Uno. Denme 120 días, 180 días señores Glencore para salir a buscar el socio estratégico en el mundo en medio de semejante crisis de liquidez. ¡Qué fácil hubiera sido! ¿No? No, no era fácil. No había las herramientas para hacerlo y no era oportuno y además viable suspender el programa de proyectos en búsqueda de ese socio que no sabíamos si lo podíamos traer.

 

Segundo. ¿Nos ponemos bravos y dejamos que Glencore salga y venda a quien quiera? ¿Estaríamos dispuestos como país a tener esa circunstancia aleatoria para que otra empresa salga, compre y después tenga una posición de chantaje con el Gobierno colombiano?

 

Llegó la tercera opción. Que la comprara Ecopetrol. Un Ecopetrol distinto. Un Ecopetrol cuyas cuentas ya no estaban en el cálculo del déficit central de la Nación. Una empresa que tenía mayor capacidad de producción. Una empresa que había sido capitalizada con los colombianos mismos como socios. Una empresa que ya había aumentado en 30% su capacidad de producción y que además iba de la mano con un cambio exitoso del marco de regulación de hidrocarburos en el país, que permitió que el país pasara de producir 500 mil barriles diarios a cerca de un millón en menos de una década. Ese fue el Ecopetrol que ofreció la compra, y no la compró en detrimento, básicamente Glencore tiene que bajarse de US$130 millones, eso simplemente en el valor nominal, a 549, pero adicionalmente todo lo que había recibido también, de transferencia de capital, queda para la empresa.

 

Y eso está debidamente documentado. Y eso, Ministro Cárdenas, usted participó en esa decisión, usted estaba en la Junta de Ecopetrol y esa decisión se tomó con la información disponible en su momento pensando en el mejor interés de la Nación, y aquí está documentado. Entonces no tratemos ahora de salir a crear o inventarnos brujas donde no las hay.

 

Ahora, después se dice, y esto es bien interesante, el contrato que hace Ecopetrol tomando total posesión de la refinería de CB&I también es un contrato dudoso. Eso de los costos reembolsables eso es como traído de los cabellos, eso no existe, eso está mal visto. No señor, desde el año 2008, cuando se hizo la primera contratación de CB&I, ya, inclusive estando Glencore como socio de Ecopetrol, se estaba evaluando cuál iba a ser el siguiente contrato cuando terminaran lo que se conoce como el contrato SIB, y había tres opciones. Una. No contrata a CB&I y paga una penalidad de US$50 millones. Dos. Contratos bajo la modalidad llave en mano y tres, continúo, continúo con un contrato de costos reembolsables, no como se ha dicho acá que era que empezamos llave en mano y después vino la trampa, la truculencia para alterarlo. Esas eran las tres opciones que estaba allí.

 

Y acá se ha dicho también: es que eso fue a dedo, es que Ecopetrol decidió elegir la modalidad de contrato aquí, sin mayor disertación. ¡Qué falso es eso! Aquí está el estudio que hizo la firma Path Finder donde se evalúan las opciones y recomienda el modelo de contrato de costos reembolsables, pero no fue la única firma senador Guerra, estaban Linklaters y estaba Nexidea también sugiriendo lo mismo; entre otras cosa porque las opciones que se evaluaban decían: si hacemos el contrato llave en mano, realmente lo que es llave en mano es solo la construcción y como tenemos que cancelar los aleatorios o los imprevistos, esos imprevistos pueden fluctuar entre US$700 y US$900 millones y adicionalmente, eso no quiere decir que la firma tiene que asumir todos los riesgos porque también se siguen abriendo opciones litigiosas porque la Nación no puede suspender la obra. Esas fueron las razones por las cuales esa modificación fue analizada y fue recomendada, y está debidamente sustentada.

 

Pero ahora déjenme pasar a otro tema. Acá se ha dicho, o se ha dicho ante los medios de comunicación, que el manejos de los controles de cambio, es decir los adendos a la línea de base del costo del proyecto que oscilaba los US$4 mil millones fue debidamente ejecutado. Falso. Esos controles de cambio tiene lunares, y lunares graves que merecen ser revisados porque desde el año 2011 estaban diciendo que ya la compañía CB&I tenía fallas en la ejecución. Y a pesar de estar autorizando esos controles a finales del 2011 se decide empezar a recabar evidencia para un futuro caso litigioso contra la empresa.

 

Viene el 2012. En enero de 2012 se nombra un gerente para la demanda que se va a interponer contra CB&I y después se aprueba un nuevo control de cambios. Y después se contrata a la compañía Jacobs, una consultora, para hacerle seguimiento y  acompañar a Ecopetrol e irle informando lo que está ocurriendo con el desarrollo del proyecto. Y después de eso en el 2013, ojo senadores en el 2013, se hace una evaluación a comienzos de año de si es conveniente o no cambiar el contratista, participa la firma Foster Wheeler que es la gerente que acompaña la supervisora; está Jacobs y participa Reficar. Y analizan y determinan que no es conveniente cambiar el contratista porque puede alterar el cronograma y por ende sacrificar los costos del proyecto.

 

Pero además una oferta de una compañía conocida en Colombia como la Bechtel Alemana que fue la constructora de Caño Limón – Coveñas, y que dijo “yo lo hago, pero esto puede ser más costoso, esto puede valer 8 mil millones de dólares, más o menos” y se desistió de eso.

 

Ahora, lo curioso es que, y debo decirlo acá, se estaba ya planeando una demanda desde 2011. Senador Santos, se estaba documentando una demanda, estaban inclusive teniendo una gerencia para la demanda y, como ocurre con las películas, del autor de la mermelada surgió: “aquí no están los pirómanos sino los bomberos”. El señor presidente de Ecopetrol dice “aquí estamos nosotros con la manguera para apagar el incendio”.

 

Y cuando uno lee la demanda uno se pregunta ¿qué mezquindad política, no? Acusar a la administración anterior y al mismo tiempo presentar una demanda donde aparece fraudes documentales, presiones indebidas, chantajes al gobierno, entrega de información amañada. Que horror pero debo decir que la opinión publica no es tonta porque la evidencia está allí de cuando ocurrieron los controles de cambio y ciertamente queda absolutamente claro que la decisión que tomó el gobierno, porque el gobierno ya estaba en proceso renegociación con CB&I y decidió: “sigamos haciendo el contrato con estos pícaros y después cuando terminen la refinería nos entendemos”, esa fue la decisión, es decir, “es preferible escándalo con refinería que escándalo sin refinería. Escándalo con refinería prendida que escándalo sin refinería prendida”, asumiendo todos los riesgos que estaban allí.

 

Y eso me lleva a la otra falsedad, porque también se ha dicho “es que la evaluación de los costos fue correcta”. A ver, fue correcta cuando tenemos cambios en las cantidades del 43%, cambios en el cronograma del 25%, cambios en la productividad laboral del 15% o del 13% y precios aumento del 15%, obviamente ahí hay fallas grandes de gerencia.

 

Pero a mi me preocupa una cosa, señor Contralor, usted sabe que le profeso amistad de tiempo atrás y es que con ocasión a su reporte acá se ha dicho “se robaron la plata de Reficar”. Hay un robo, y bueno en la tarea de mirar si hubo un robo lo que uno busca son los dictámenes de la Contraloría que está haciendo las labores de auditoría de la empresa y nos encontramos que hasta el año 2014 todas las cuentas de Reficar están fenecidas por la Contraloría General de la República. Se puede decir con ese antecedente entonces ¿Hay un robo? Mire, si lo hay la Contraloría también pasa de ser inculpadora a inculpada, la Contraloría, porque tantos años feneciendo cuentas, viendo incrementalmente este tipo de circunstancias es muy peligroso que utilicemos ese tipo de frases si no están debidamente sustentadas ni siquiera por lo que ha dicho el ente de control.

 

Ahora otra cosa, hay miembros de la administración y del gobierno y funcionarios que han dicho “en Reficar no ha habido feria de contratos”, sí los hubo, claro que los hubo y es evidente con las cifras que tenemos. El hecho que tengamos más de 1800 contratos en pesos con 516 enmiendas, ya de por sí tiene que empezar a generar dudas sobre la capacidad del departamento legal de la empresa para anticipar la ejecución de los mismos contratos, pero lo más interesante son las ordenes de compra que hace Reficar que son 1988 y hay 1031 adiciones, es decir, el error, tras error, tras error en la contratación merece ser investigado y ejemplarmente investigado.

 

Pero quiero dejar acá planteadas unas contradicciones. El gobierno dice “no hay contradicciones entre lo que nosotros hemos planteado”. Si las hay y son graves y aprovecho acá para denunciarlas. XXXX dijo que hay errores gerenciales de Reficar y están sustentados en este reporte que la firma Jacobs le hizo a Ecopetrol a finales del año pasado. Entonces dice, “ustedes no supervisaron bien, ustedes tuvieron un solo contratista, ustedes no definieron el presupuesto con las alteraciones en el tiempo adecuadamente, ustedes no tenían un equipo gerencial con la calidades y la idoneidad para manejarlo” y digámoslo, porque eso está allí.

 

Pero que curioso, en la demanda que instaura Reficar contra CB&I se dicen cosas espeluznantes. La más espeluznante es esta: “en la parte 56 de la demanda dice Reficar que CB&I amenazó, amenazó óigase bien estoy diciéndolo literalmente, que amenazó que se retiraba del proyecto si no se aprobaban los costos reembolsables. Yo me pregunto señor Contralor ¿a la Contraloría se le notificó esa amenaza? ¿a la Fiscalía General de la Nación se le notificó esa amenaza? ¿a la Consejería de Corrupción del Palacio de Nariño se le notificó esa amenaza? O estaba la soberanía del país conducida por una firma que abusivamente estaba imponiendo este tipo de acciones por encima del gobierno colombiano.

 

y cuándo se presentó la amenaza, es bueno saberlo. En el primero, en el segundo, en el tercero, en el cuarto, en cuál de los controles de cambio. Conocían los miembros de la junta de las empresas de esas amenazas, y si las conocían no era su deber como funcionarios públicos denunciarlos. Muy grave que estemos diciendo esto en una demanda y que no esté sustentado.

 

También dice la demanda algo peligroso, dice que se indujo a la empresa a firmar un contrato de costos reembolsables. Si fue inducido que lo demuestren porque de lo contrario el proceso de haber tenido unas firmas asesoras se desmorona y en qué instancias los hicieron, quiénes eran los funcionarios que avalaban esos cambios o era acaso que había relaciones incestuosas entre miembros de la administración de Reficar y la firma, por lo menos para sustentar eso tan grave que está en la demanda.

 

Ahora otro tema que es importante para clarificar los términos que aquí se utilizan. ¿Cuánto vale Reficar? Se utiliza la palabra desfalco, se grita y se sacude, las gafas y todo se mueve pero la pregunta de fondo es ¿Cuánto vale Reficar? Porque en el informe de sostenibilidad de Ecopetrol de octubre del año pasado, en la página 525 aparece que el valor contable, con un tipo de cambio de 3 mil pesos por dólar, nos da 7.778, ahora el costo contable recuperable proyectando los flujos de la empresa y los márgenes de descuento nos da que son 6.703, es decir, aquí la diferencia ya no son esos cuatro mil sino estamos hablando de una diferencia menor y quizás eso explica que en la demanda se habla de, más o menos, a partir de dos mil millones de dólares, quizás allí estén algunas de esas explicaciones.

Pero que interesante fuera, y lo hemos propuesto y lo ha propuesto nuestra bancada, que se contrate una firma internacional y que valore el activo tal como está. Si el activo vale 5 mil, nos tumbaron. Si el activo vale 8 mil, nos mintieron porque nos dijeron que la empresa podría costar menos y en realidad con lo que tiene armado no cuesta eso. Pero que importante fuera que pudiéramos tener eso, claro cuál es el lado negativo de eso que nos puede complicar como país la demanda contra CB&I pero eso sí que permitiría aclarar los vacíos y los términos que se han tratado de utilizar acá.

Ahora, yo no me creo el cuento de la ingenuidad, yo no me creo el cuento que esta cascada de errores y errores y errores en la relación que hay entre la administración de Reficar y el reporte a la casa matriz haya pasado de cero, nítido, como en el baloncesto. Yo quisiera que los órganos de control investiguen las relaciones de las vicepresidencias de refinación de Ecopetrol con el proceso que estaba ocurriendo en Reficar porque esa vicepresidencia tiene asiento en la junta y además es quien transmite la información técnica que surge de la refinería hacia la casa matriz. Y es muy raro que se hubieran aprobado los controles de cambio de esa manera y prácticamente tranquilizando sobre la base de una demanda que además es aleatoria porque se puede perder. ¿Cuál fue la relación de esos equipos?  Yo creo que los organismos de control tienen que investigar.

Ahora, la demanda se puede perder Ministro. Y se puede perder por muchísimas razones: la primera, porque ustedes en el gobierno se han encargado de politizar el debate, “eso fue político, eso fue la administración anterior, eso viene de atrás, no fuimos nosotros”. Y por el otro lado estaban presentando una demanda que dice que el responsable exclusivo es CB&I, por lo menos tengan coherencia verbal. O es que era otro PIPE, otro Plan de Impulso a la Popularidad y las Encuestas lo que impulsó ese tipo de pronunciamientos tan graves.

Ahora, la información de Jacobs también me parece que puede ser lesiva para el país porque o entendemos lo que dice Jacobs o entendemos lo que dice la demanda y yo también quisiera saber qué tiene que decir Jacobs en este debate porque desde el (sin audio) están evaluando el comportamiento de los contratos y Jacobs nunca se percató de las diferencias en los costos. Jacobs acaso no dice en este reporte que los megaproyectos no debían tener más o menos 10% de desfase sino más o menos 60%, ¿acaso no lo insinúan, doctor Echeverry? Y la pregunta es ¿Cuándo advirtió esas cosas Jacobs? ¿Cuándo advirtió las fallas en las decisiones gerenciales de Reficar y cuáles fueron las medidas adoptadas?

Señor Contralor, le reitero el otro elemento de análisis es ¿qué pasó con la Contraloría en los años anteriores a 2014? ¿Por qué se fenecieron esas cuentas? ¿Por qué señalaba que el sistema de controles de la empresa era conveniente por lo menos en el año 2011, 2012 y parte del 2013? ¿Dónde se empiezan a presentar los cambios? Y yo creo que también valdría la pena entender cuáles fueron las fallas en las destrezas de advertencia que debe tener la Contraloría.

Foster Wheeler. Foster Wheeler sale limpiecito de todo este proceso. Foster Wheeler fue contratado en el 2009 para hacerle seguimiento a la empresa CB&I. Foster Wheeler nunca advirtió lo que estaba ocurriendo. ¿Cuál fue el papel de Foster Wheeler en alimentar las pruebas en la demanda? ¿Cuál fue el papel de Foster Wheeler en determinar lo que estaba ocurriendo con la tubería, con las fallas en la producción de CB&I en sus casas matrices? Eso no aparece por ningún lado y me sorprendería que hubiera una demanda contra CB&I y no la hubiera contra Foster Wheeler.

Entonces, apreciados senadores si hemos de señalar conclusiones de lo que es Reficar. Reficar es un proyecto estratégico para el país y yo querría hacer algunas comparaciones antes de clausurar el debate, por lo menos en mi intervención. Acá se ha dicho “por qué no le entregaron la refinería a Petrobras que era el otro finalista y que tenía más experiencia”, puede que no sea un patrón pero la refinería Abreu Lima que lleva adelantando Petrobras estaba prevista para costar más o menos unos 2.400 millones de dólares y van 16 mil y está para entregar en 2019, Petrobras no es una empresa de la que podamos decir que tiene ejecución exitosa en todos sus proyectos de refinación, porque no la tiene.

Ahora, ese proyecto lo que muestra es que los megaproyectos también de refinerías tienen momentos complejos. Lo está teniendo el plan de expansión de las refinerías en el Perú y lo está teniendo también el plan de expansión de refinerías en México. Esto no es para justificar lo que ocurrió pero si para entender que los errores de haber determinado que el valor era de 4 mil más o menos 10% que después Jacobs señalanosotros nunca lo advertimos.

También, señor Contralor, este no era un proceso oscuro, tenido en un cofre que usted salió y denunció. No. La empresa venía presentando en todas sus asambleas, me refiero a Ecopetrol, lo que estaba ocurriendo con los sobrecostos que habían sido informados al mercado, y aquí en el Congreso en varias sesiones nos habíamos referido a esos sobrecostos. Entonces, tampoco es que estemos descubriendo la rueda. Lo que sí creo es que reconociendo la importancia de Reficar para el país, su importancia en la seguridad energética, este gobierno tiene que contestar con claridad cuáles fueron sus acciones en el manejo de los controles de cambios y por qué si en una demanda está diciendo que fue chantajeado, abusado y adicionalmente que se le manejó información fraudulenta no lo denunció, no lo enfrentó porque eso tiene responsabilidad disciplinaria y fiscal y creo que hay riesgos en la demanda, riesgos en el manejo que se ha tenido de la información y riesgos en las inconsistencias y las incompatibilidades del gobierno.

Y creo que los organismos de control tendrán que hacer los juicios de responsabilidades con las administraciones para determinar si hubo connivencia y contubernio en las acciones perversas de CB&I y otros contratistas con el desempeño de esta refinería.

Pero les digo, apreciados senadores no hagamos este debate con falacias sino con sustento y el sustento muestra que los grandes errores de este proyecto y que hoy son motivo de censura ocurrieron a partir de 2010.

Muchísimas gracias.


Primer comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.
Your Website Title

Posted by Facebook
<
>
Ivan Duque Facebook Live