Plenaria 10 diciembre de 2014

* Intervención 1

Esteban Jaramillo fue abordado por sus asesores en medio de la gran depresión y le dijeron: “señor ministro, por qué no imponemos unos gravámenes para enfrentar la situación macro económica”, y Esteban Jaramillo contestó con una frase del buen Jhon Marshall, de Estados Unidos, que “el poder de gravar es también el poder de destruir” y creo que con esa frase vale la pena abordar algunos mitos de esta reforma tributaria para enriquecer este debate en el Senado de la República.

* El primero es que esta es una reforma para la equidad y claramente lo que estamos viendo, y quisiera compartir en pantalla unas gráficas, vemos primero que acá veníamos con una enorme tendencia de gasto público, una tendencia de gasto público decorada en particular por el crecimiento de la renta petrolera al mismo tiempo que veíamos una expansión del gasto en materia de funcionamiento pero sobretodo, óigase bien señores senadores, con un incremento del recaudo de casi el 45 por ciento y uno se preguntaría cómo un país que ha hecho ese esfuerzo, que ha tenido esa carga tributaria está diciendo hoy que tiene un vacío presupuestal de 12,5 billones de pesos, pero sobretodo algo más grave que lo pueden ver en la parte inferior derecha.

Según Confecámaras tenemos en Colombia más de 869 mil empresas registradas y el año pasado solamente 328 mil cumplieron con su declaración de renta, como se puede hablar de imponer una carga tributaria cuando ni siquiera el ejercicio de fiscalización lo estamos haciendo adecuadamente. También es importante decir que el 60 por ciento del gasto de inversión se va para rubros que no son económicamente productivos, es decir, el 60 por ciento del gasto de inversión es el gasto de funcionamiento con ese ropaje y eso no es una invención lo dice la página 101 del anteproyecto de presupuesto.

* El segundo mito es que esta es una reforma que afectará a muy pocos: pues no es cierto. Si miramos la composición de quienes serán afectados con la reforma nos damos cuenta que cerca de cuatro millones de empleados están en las empresas grandes y medianas del país representan el 40 por ciento del empleo formal, entonces ahí está un canal de afectación también a la clase media. Y quisiera compartir con ustedes esta grafica que es un ejercicio muy sencillo: he tomado acá cerca de siete empresas representativas de Colombia, empresas que han subsistido en el país durante muchas décadas que generan un peso importante en el empleo formal y hemos mirado el retorno sobre patrimonio y nos damos cuenta que hoy y lo que tendremos en el 2018 es un agravante enorme porque muchas de esas empresas tendrán una rentabilidad que van a estar ligeramente por encima del rendimiento de un TES, la pregunta que uno se hace es si ese es el tipo de emprendimiento que queremos tener.