Plenaria 03 octubre de 2016

* Intervención 1

Muchas gracias señor Presidente, he escuchado con atención las intervenciones de los senadores, y yo quiero empezar por reconocer lo siguiente. El día de ayer fue gran triunfo para la democracia colombiana, los ciudadanos participaron con sentimiento, con principios, con vocación en las urnas y me parece que eso es lo primero que tenemos que celebrar.

Lo segundo es que en esa celebración y con los resultados tenemos que empezar también a aprender las lecciones que nos dejó este pronunciamiento.

Y yo quiero empezar por uno, que yo no sé si nos hayamos percatado, ayer superamos el umbral que tendrían los referendos en Colombia, y este Gobierno decidió en septiembre del 2012 hablar de refrendación y habló siempre de referendos, y fue este Congreso el que en el año 2013 modificó la ley para hacer coincidente los referendos con las elecciones locales con el objetivo de alcanzar ese umbral, y después de alguna manera se pensó que ese umbral no se iba a lograr y entonces empezaron los cambios y los atropellos para llegar al mecanismo plebiscitario, pero miren lo importante que se logró ayer, se superó el umbral de los referendos, y qué bueno hubiera podido ser que tuviéramos una discusión todavía más detallada para que el pronunciamiento informado a los ciudadanos sobre los contenidos específicos y sus preocupaciones especificas hubieran sido aún más diáfanas.

Eso me parece importante reconocerlo, porque como eso se llevó a un todo o nada, y en el todo o nada se trató de llevar las 297 páginas vendiendo un todo indisoluble, ahí se cometió un segundo error, ahora, es muy importante reconocer que la política colombiana triunfó ayer, a quienes ven esto como una preocupación tormentosa yo digo acá se logró algo importante y es que recuperamos el gran debate de la política con P mayúscula en las familias, en las universidades, en los medios; un país que entró a una discusión profunda sobre un tema relacionado con su futuro, eso no se puede trivializar simplemente llamándolo polarización, porque yo debo decir una cosa y aprovecho esta instancia, quienes defendieron el SÍ nunca fueron nuestros adversarios, nuestros contradictores, nuestros enemigos, porque con muchos de ustedes con los que llegamos a consensos acá frente a proyectos semana a semana, tuvimos debates en las universidades que enriquecieron esta democracia, entonces entendamos que la primera, o la otra enseñanza que yo llamaría la tercera, es que ya quedó superado ese falso dilema entre paz y guerra, y ese falso dilema entre amigos y enemigos de la paz, este país demostró que la paz es un interés de todos, de los del SÍ y de los del NO, y que todos defendemos ese precepto constitucional del artículo 22 de llamarla un deber y un derecho de obligatorio cumplimiento.

Aquí el debate fue sobre los contenidos y no podemos dejar de ver que el pueblo se pronunció sobre los contenidos, y el pueblo manifestó que desea correctivos en fenómenos que están allí, que implícitamente traen elementos graves de impunidad, hay ausencias importantísimas y necesarias en una democracia para la efectividad de la reparación de las víctimas; también hay que evitar esa fractura institucional que de alguna manera también estaba concebida en distintos puntos y, por supuesto no podemos dejar de largo que la ciudadanía también se pronunció frente a la defensa de las instituciones porque le dijo No a que las 297 páginas entraran a la Constitución como un bloque, le dijo No a unas facultades extraordinarias que claramente van más allá de lo que permiten la Constitución y la ley, le dijo No a un procedimiento abreviado y a que el congreso solamente pudiera modificar lo que le permite el Presidente, e inclusive reivindicó el derecho legítimo de los ciudadanos para interponer acciones de inconstitucionalidad.

Entonces ese pronunciamiento del No también reivindica las instituciones vigentes, el ordenamiento constitucional existente, los procedimientos que tenemos y acá viene el llamado, esta oportunidad, este No que reivindica esa lucha institucional a través de los canales existentes con estas lecciones aprendidas, la debemos aprovechar para darnos cuenta que tenemos ante nosotros la posibilidad de construir unos acuerdos que le den el respaldo de un país entero y por eso empiezo, por este llamado, tratemos de llegar al primer acuerdo por lo menos entre las fuerzas políticas representadas acá y es aceptar ese pronunciamiento para corregir los acuerdos, esto no es un asunto solamente la vocería de un partido u otro, es un pronunciamiento de los ciudadanos a hacerle un llamado a las instituciones para corregirla en los canales existentes. Y, hay que también reconocer otra elección, el Gobierno dejó de escuchar durante muchos años las posturas racionales sustentadas frente a muchos contenidos de los acuerdos.

En mi cabeza, delegado por esta bancada con el doctor Óscar Iván Zuluaga y el doctor Carlos Holmes el año pasado, tuvimos una conversación muy larga de dos días, con el entonces Ministro Yesid Reyes, con el doctor Manuel José Cepeda, con varios empresarios para mirar los acuerdos de justicia, las observaciones que hicimos a lo largo de esta campaña plebiscitaria las hicimos allí, y allí siempre se nos dijo que ya estaban cerradas, que ya estaban negociadas. Porqué nunca se le dio la oportunidad al país de llegar a acuerdos previos que inclusive hubieran podido fortalecer la posición de negociación con ese grupo armado ilegal; no podemos dejar de ver esas lecciones, no podemos perder este momento de grandeza institucional que tenemos ante nosotros y, yo creo que lo primero es que el Gobierno de verdad lo diga puntualmente, está dispuesto a escuchar esa voz de los ciudadanos para corregir los acuerdos.

Y, nosotros ¿qué hemos dicho?, nosotros nunca hemos buscado con arrogancia decir que es que nosotros necesitamos un puesto en la mesa y que queremos ser negociadores porque esa atribución le corresponde constitucionalmente al Presidente, en desarrollo de su función de protección del orden público y también en el ejercicio del derecho constitucional a la paz, pero queremos eso sí abrir ese acuerdo nacional, ese diálogo de un acuerdo nacional para no seguir en esa muralla para aislar a esos millones de colombianos que reclaman esto con profundo anhelo.

Hoy el Gobierno tiene que decirle a Colombia que está dispuesto a escucharlos y a corregir y a unir la voz del país para tener ese espacio con ese grupo armado ilegal. Lo que hagamos bien hoy, y ese es el llamado también de grandeza, trascenderá los ciclos presidenciales como debe ser y por eso esta tiene que ser la oportunidad a la que ha invitado nuestro partido y por supuesto a la que invita a todos los voceros públicos que ha tenido también la campaña del No en la ciudadanía con los movimientos cívicos, donde hay ex presidentes, académicos, personas que han defendido esto con argumentos para que le demos a Colombia la posibilidad con paso firme pero sin presiones, con profundidad y sin vacilaciones a que creemos este acuerdo nacional que le permita a Colombia tener una verdadera paz cimentada en la justicia. Gracias Presidente.

 

* Intervención 2

Muchísimas gracias señor Presidente, honorables Senadores, en mi calidad de ponente de este proyecto y de haber presentado una ponencia de archivo, quisiera compartir con ustedes una presentación breve, pero que busca exponer las 10 razones por las cuales se ha solicitado el archivo de este proyecto.

El primer punto que quiero tratar acá es que se ha vendido la idea de que este proyecto de ley obedece a compromisos del país cuando ha suscrito Tratados de Libre Comercio con distintas naciones, principalmente la Unión Europea, los Estados Unidos y Canadá. Y me parece que ese argumento no solamente es propio sino que es falaz, porque no tiene ninguna fundamentación que en la negociación de un tratado de libre comercio se pueda comprometer un precepto constitucional, usted conoce eso muy bien Senador Enríquez Maya, y uno de los negociadores que participó en este proceso que fue el doctor Andrés Espinoza Fenwarth, en distintas columnas ha precisado que ninguna negociación de tratado de libre comercio tuvo alcance alguno de pretender modificar el régimen de monopolio de licores consagrado en la Constitución en el artículo 336, esa es la primera razón.

La segunda razón, es que acá se está rompiendo el concepto de monopolio y por qué se está rompiendo, porque en el espíritu de la deliberación que tuvo la Asamblea NacionalConstituyente, cuando se habló del artículo 336 y del monopolio, el monopolio no era solo un arbitrio rentístico, porque el monopolio es por definición una excepción al régimen de libre mercado y en este caso procede por otras razones fundamentales. El interés público y social porque el ejercicio del monopolio es para prevenir el abuso del alcohol en la sociedad y, por supuesto, que los recursos que se obtengan del ejercicio de ese monopolio vayan destinados a los recursos de la salud y la educación.

Eso qué nos permite entender, que la aproximación que tiene este proyecto frente al monopolio es solamente como arbitrio rentístico y, resulta que la facultad monopolística la tiene el Estado para prevenir las externalidades negativas del alcohol en la sociedad; razón por la cual el monopolio debe entenderse como un trípode de producción, comercialización y distribución y claramente con el proyecto de ley se está empezando hacer esa ruptura. ¿Por qué vía?, por la vía de mayor apertura hacia los contratos, por qué vía, por la vía de limitar el ejercicio al arbitrio rentístico.

La tercera razón que no es menor, obedece a que se están creando más condiciones en la sociedad colombiana para la promoción del consumo de licor, y aquí viene un fundamento muy interesante de carácter técnico, porque la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han especificado que uno de los mayores detonantes de consumo proviene de mayor mercadeo y publicidad frente a las bebidas alcohólicas.

Entonces, si vamos a abrir el mercado a que se haga más promoción de carácter territorial y esa promoción implica mayor consumo, es un deber contrarrestar esos efectos negativos y tener los elementos de mitigación porque entre otras cosas lo que va a ocurrir con ese consumo es que va a tener efectos en la salud pública, en la accidentalidad vial, en la violencia doméstica, en las violencias que se presentan semana a semana que son detonantes de homicidios en el país donde más del 35% ocurren por abuso del alcohol.

Inclusive me parece importante que vean esta tabla, nosotros no somos un país de elevado consumo, el consumo en Colombia al año de licor es de aproximadamente 6.2 litro per cápita, muy lejos de Chile, lejos de Perú, inferior a México; entonces la pregunta es, si esa promoción va a traer más consumo ¿cuáles son las medidas de mitigación que no se encuentran reflejadas de manera efectiva en el proyecto?

La cuarta razón que quiero compartir, es que se está desmontando un principio fundamental en la legislación colombiana y es el uso de los grados de alcohol para marginalizar el mercado, cómo funciona en Colombia, en Colombia hay dos maneras de limitarlo consumo de licores de menos de 35 grados que tiene una tarifa que me permito leérselas que es de 306 pesos y de más de 35 es de 502 pesos por grado de alcohol; ¿por qué esto es importante?, porque está diferenciando los licores en donde los de mayor grado tienen mayor afectación a la salud y obviamente los de menor grado de manera contraria.

Ahora se está emparejando y lo sorprendente es que está emparejando cuando la región está moviéndose en una dirección totalmente contraria y les quiero citar unos casos: Costa Rica, Costa Rica está en este momento en una deliberación de una nueva ley de licores que está a punto de ser aprobada donde están diferenciados por grado de alcohol los productos porque obviamente lo que se entiende es que la mayor concentración de grados de alcohol es la que produce más afectación en la salud.

También lo está haciendo en este momento Chile y miren por ejemplo lo que está en la pantalla, Chile a diferenciado de 0-9, de 10 a 19, de 20 a 29 y de más de 30 grados de alcohol. Eso defiende el principio de salud pública de si se va a consumir licor tratemos de dar más incentivos a que el consumo de menor grado tenga más cabida en la sociedad; pero sorprende que en Colombia ahora lo estamos haciendo totalmente distinto.

Ahora, la quinta razón es que le estamos dando más incentivos a la adulteración y al contrabando de licor, ¿por qué ocurre eso?, por una razón muy elemental cuando se aumenta la tributación sobre el licor y hay un mercado ilícito el mercado lícito se tiende a expandir y quiero que lo vean aquí en la pantalla, la primera columna es Colombia, en Colombia el consumo de licor adulterado es el 46% del consumo y el licor de contrabando es el 37%. Si lo miramos con los demás países casi que el licor adulterado y de contrabando representa el 70% del mercado en los países de referencia que están viendo, entonces uno se pregunta, qué han dicho los centros de pensamiento acreditados en Colombia. Fedesarrollo por ejemplo ha sido muy claro que si se aumenta la tributación en la manera como se está proponiendo o se aumenta la tributación de manera grave sobre esos licores lo que va a generar por un lado más consumo de ese licor ilegal y por otro lado al generar ese consumo una afectación en los ingresos de los departamentos.

La sexta razón por la cual se propone el archivo, es porque la metodología tributaria que ha sido presentada por el Gobierno no corresponde a los elementos de la Constitución que habla de equidad, eficiencia y progresividad. Senador García Zuccardi, porque no es equitativo, no es equitativo porque la tasa efectiva de tributación que van a tener lo licores nacionales va a ser inferior a la que van a tener los importados, ahora le voy a precisar eso en una gráfica; por qué no es eficiente, porque le está poniendo el mismo monto a todos los grados de alcohol sin diferenciar no solamente en beneficio de la salud sino también en que el consumo de mayores grados debería tener una mayor tasación.

Y no es progresivo y aquí quiero también precisar esto, porque si fuera progresivo le deberíamos estar introduciendo al país una especie de impuesto al licor de lujo cuyo costo excede cierto monto y eso permitiría que quien se vaya a tomar una botella que represente el 25, el 15, el 16% de un salario mínimo pague por ese consumo de ese licor de mayor costo.

En estas tablas que les quiero mostrar a ustedes, son los aumentos en los valores con la fórmula planteada por el Gobierno, aquí se ve claramente cómo en el aumento del valor final pues el producto nacional termina muchísimo más perjudicado y eso yo creo que es bastante cuestionable y es bastante cuestionable en un entorno donde el mayor consumo que hay de licor en el país obedece al licor producido en los departamentos.

Y en la siguiente gráfica quiero que se lleven esta perlita, qué pasa por ejemplo cuando comparamos la tasa efectiva del aguardiente y la del ron nacional con otros productos, el aguardiente con la propuesta va a quedar con una tasa efectiva del 39.3%, el ron nacional del 36.2 y Senadora Maritza sabe en cuánto queda el ron importando con más grados, con una tasa efectiva de 30.9. Y claro ustedes dirán bueno es que aquí el proyecto se ha mejorado porque se han puesto salvaguardas para el aguardiente pero que curioso que el mercado del ron sí tenga el interés de las multinacionales y que además la tasa efectiva de tributación entre el ron nacional de menos grados frente al ron importado de más grados sea tan profundamente desigual. Creo que eso también amerita una seria revisión.

El séptimo argumento tiene que ver con la afectación que esto produce en la cadena gastronómica, está más que demostrado que la expansión del mercado gastronómico en un país, el mercado de restaurantes va asociado también con el desarrollo de un mercado de consumo responsable de licor y es una fuente alternativa importante de ingresos para los restaurantes, al hacer más costoso el consumo de licor obviamente se está dificultando en cadena al sector de gastronomía; es más se han pronunciado frente a este proyecto muchísimos de los grandes empresarios y promotores de esa economía naranja de la gastronomía con bastante preocupación de cómo este proyecto los va a afectar.

La octava razón es que esto también va a afectar la venta final y ustedes dirán bueno pero por qué la va a afectar pues muy sencillo porque como lo ven en esta pantalla el mercado de licor ilegal en Colombia vale anualmente más de 1.300 millones de dólares y si se va a generar más incentivo para ese contrabando, lógicamente ese mercado ilegal va a desplazar las conquistas que ha tenido Colombia en las grandes superficies, en las ventas comerciales, en tiendas, en licoreras especializadas donde el licor está estampillado abriendo un boquete muy grande de afectación en la salud pública.

El noveno argumento, es que el mayor consumo no solamente no está mitigado, sino que tampoco tiene fuente, entonces les dirán a ustedes Senadores, es que este proyecto va a aumentar el recaudo de los departamentos, eso en el papel podría sonar interesante, la pregunta es ¿aumenta y las externalidades de las afectaciones de salud pública quien las va a cubrir? Porque Senador Santos, si usted abre el mercado y se detona ese mayor consumo y ese consumo trae las externalidades de siempre en la accidentalidad, en la violencia doméstica, en los problemas de salud y la pregunta es ¿y los recursos para cubrir esas externalidades también están saliendo de la misma fuente?; no señores y hay unas enunciaciones que se han hecho en el proyecto que son puramente declarativas, buenas intenciones. Me parece que si eso no se precisa lo comido y lo servido ustedes lo van a ver en las arcas de los departamentos.

Y la décima razón que planteo acá está asociada con la afectación al ingreso de los departamentos; aquí quiero que vean esta gráfica, esta grafica les va a mostrar a ustedes el porcentaje que tiene el impuesto a los licores en los departamentos y vemos, Senador Luis Fernando Duque, que el en Cauca es el 42% de los ingresos que tiene el departamento, en el Chocó el 37%, en Caldas Senador Carlos Felipe Mejía, 32% y el Antioquia su tierra Senador Duque, 31%.

Hay otros departamentos, yo diría hay más de 10 departamentos que esos ingresos van a fluctuar entre el 13 y el 20%, entonces no son digamos mentiras si acá se están dando incentivos por la vía tributaria a más contrabando, a más licor adulterado eso afecta las finanzas de los departamentos; si fuera de eso se está haciendo una promoción muchísimo más liberada del consumo del licor y no es tan apropiado los recursos para mitigarlos, eso también va a afectar las arcas de los departamentos.

Y por supuesto, en la medida que se vaya afectando la cadena gastronómica va a traer impactos naturales en las economías locales donde debo decirlo el entorno económico de las regiones no es nada menor porque estamos en una situación preocupante. Muchos departamentos van a ver disminuidos sus montos de regalías en los próximos años, otros departamentos van a verse afectados por el deterioro de los productos minero energéticos y entonces ahora también queremos jugar a hacer un experimento social con las finanzas derivadas del impuesto a los licores.

Yo creo honorables Senadores, que frente a eso hay, frente a esto hay muchas formas de abordarlos, pero la más importante y por eso la proposición que hago es para archivar el proyecto, es porque estamos cambiando un precepto constitucional por la puerta de atrás, estamos alterando el concepto de monopolio de licores por la puerta de atrás cuando eso ha debido hacerse de manera transparente en la Constitución.

Y segundo no se está haciendo claridad sobre todos los efectos que van a tener ese peregrinaje, esa venta liberada de licores y los incentivos que le está dando a la ilegalidad. Ustedes ejercerán su voto de manera autónoma, pero quiero decirle y por eso está sustentado en la ponencia de archivo que después de una evaluación rigurosa que hemos hecho las finanzas de los departamentos se van a ver afectadas.

Yo sé que ustedes van a escuchar al Ministro de Hacienda después de haberme escuchado y tomarán la decisión, pero quiero dejarles en alerta que con el manejo de los recursos como está, con los incentivos y los pocos mecanismos de eficacia para controlar tanto el contrabando como el licor adulterado, con la carencia de recursos para la mitigación acá estamos poniendo en juego las finanzas territoriales y también muchísimos empleos de la industria nacional. Por eso los invito a acompañar esta ponencia de archivo, muchísimas gracias.

 

 

* Intervención 3

Presidente, yo respetuosamente sugiero lo siguiente, ya se han presentado acá las exposiciones de la ponencia de archivo de la coordinadora y de otros ponentes; dada la ausencia que hay de miembros de esta Corporación que van a tener que ejercer el voto, yo creo que de todas formas la intervención del señor Ministro hágala mañana y permita que inclusive, y permita que inclusive podamos referirnos también a ella.