Plenaria 28 julio de 2015

* Intervención 1.

 

Muchas gracias, Presidente. Quisiera compartir esta constancia con los colegas porque, usted recordará señor Presidente, que antes de terminar la legislatura, cuando estábamos votando la Ley Anticontrabando en la Plaza de Bolívar hubo una solicitud clamorosa de los pequeños comerciantes de llegar a unos acuerdos con el gobierno. Y usted recordará que fue este partido quien solicitó a la plenaria conformar una comisión accidental, y esta plenaria la conformó con miembros de distintas colectividad.

Y los miembros de esta corporación contribuyeron a que se redactara un acuerdo que fuera aceptado por el gobierno y por los pequeños comerciantes. Paso seguido, la mesa directiva hizo que los integrantes de esa comisión quedarán con un mandato legal de acompañar todas las reuniones que se tuvieran entre el gobierno y los pequeños comerciantes a fin de velar por el cumplimiento de los acuerdos. Hasta la fecha, no ha sido citado ningún miembro de esta corporación para atender ninguna de esas reuniones.

Y segundo, ha llegado una comunicación por parte de los pequeños comerciantes a los integrantes de esa comisión y al gobierno nacional sobre los incumplimientos que se han hecho en materia de socialización de la ley, en materia de la creación de la comisión de observancia sobre las modificaciones que requiere la Ley Anticontrabando, sobre la eliminación de barreras monopólicas de importación y sobre las facultades de formalización que asumió el gobierno.

Solicito respetuosamente, a usted señor presidente, que en aras de evitar una mayor turbulencia social como la que se está presentando en varias ciudades del país sea usted quien solicite rápidamente una reunión de esa comisión de observación y seguimiento y que se pueda invitar a ese grupo de pequeños comerciantes para que expongan aquí los incumplimientos que se le están generando.

También quisiera, señor Presidente, que quedara constancia que el senador Jorge Robledo y yo pidiendo que se cumplieran esos acuerdos fuimos tildados de contrabandistas por la Ministra de Comercio, diciendo que nosotros estábamos alimentando paros en todas las ciudades y que nosotros estábamos desconociendo el cumplimiento de los acuerdos.

Dada la comunicación que ha sido presentada, dados los incumplimientos que son certificados por ese grupo de pequeños comerciantes, yo solicito que la mesa directiva intervenga y también le solicite las respectivas disculpas a la titular de la Cartera de Comercio por insultar públicamente a dos miembros de esta corporación.

Muchas gracias

 

Intervención 2.

 

Gracias, Presidente. La semana pasada en el debate que tuvimos acá usted nos permitió hacer unas preguntas a los funcionarios del Gobierno que estaban representando los intereses de esta administración en la mensa de negociación y de buena fe formulé cuatro preguntas:

1.     ¿Cuáles serán las penas privativas de la libertad para los cabecillas de las Farc que han sido juzgados y sancionados por delitos de lesa humanidad?

2.     ¿Cuáles son las exigencias de las Farc sobre la conformación y funcionamiento de la Comisión de la verdad?

3.     ¿Cuáles van a ser los instrumentos de extinción de dominio para que ese dinero criminal de las Farc sea utilizado para la reparación de las víctimas?

4.     ¿Cómo va Colombia a cumplir sus compromisos en la Corte Penal Internacional para que queden los crímenes de lesa humanidad en la impunidad?

Transcurrió el debate y ninguna de las cuatro preguntas fue contestada, pero debo decir que ante la ausencia de respuesta del gobierno las Farc me contestaron con el reportaje del abogado de esa organización terrorista.

¿Qué queda claro en las respuestas de este señor? Lo primero, que ellos no aceptan ninguna instancia de juzgamiento, que cualquier instancia judicial tiene que ser confeccionada al querer de sus propios intereses y además mimetizada en una comisión de la verdad que pretende asignarle culpabilidad de todo lo ocurrido en Colombia en 50 años a todas las instituciones, los empresarios, a los partidos, a los gobiernos, es decir, pretenden que todos seamos culpables para que no haya culpables. Es decir, quieren utilizar la responsabilidad histórica para eludir su responsabilidad penal

Pero eso no es lo grave solamente, el abogado también dice que el Marco Jurídico para la paz aprobado por este Congreso, votado el día que una bomba asesina en las calles de Bogotá atentaba contra la vida de Fernando Londoño, que ese Marco no les sirve porque fue una acción unilateral que requiere que se reabra esa discusión, es decir, lo que ya este Congreso aprobó con el dulce aliciente que trajo el gobierno de decir que este era el mecanismo, ahora ya no es el mecanismo. Una burla más.

Pero además, señalan que no van a pagar ni un día más de cárcel y después de leer la entrevista de este personaje uno se debería preguntar qué opina el gobierno frente a las declaraciones de este abogado de esa organización terrorista, que además es pagado por un país garante. Y también me pregunto por qué un país garante le paga los honorarios al abogado de una organización criminal, que valga la pena también dejar constancia de eso señor Presidente, en la entrevista amenaza, insulta y cuestiona a un miembro de este Senado, como si no estuviera el país garante validando sus declaraciones, yo creo que ahí se requiere una gran explicación a través de los canales diplomáticos.

Pero se preguntaría uno quién autorizó esa entrevista, puede entonces cualquier estafeta de la organización criminal tener el placer de hablarle a los medios de comunicación, o en realidad fue un acuerdo entre las dos partes que están en la mesa, o para mandarle señales y mensajes a la opinión pública que el gobierno no se atreve a darnos en ninguno de los canales constitucionales.

La verdad, es que yo pertenezco a una generación que ha soñado con la paz, yo recuerdo en el año 98 cuando creímos en un proceso y las sillas resultaron vacías como las que están vacías hoy con los carteles de “la paz es ahora”. Recuerdo que nos dimos cuenta, esa generación que votó ese mandato por la paz, que esta organización terrorista lo único que pretende es siempre aprovechar la debilidad institucional para lacerar, para fragmentar y para herir las instituciones. Por eso, señor Presidente, para pensar en una paz creíble es necesario que haya un reconocimiento por parte del terrorismo que aquí existe una institucionalidad vigorosa y democrática, que además sepan pedir perdón y arrepentirse de ese camino terrorista y deben reconocer esa legitimidad del Estado entregando las armas con verificación a ese Estado legitimo y constitucional que hemos construido los colombianos de bien. Los crímenes de lesa humanidad, por supuesto, deben tener una sanción. No una sanción simbólica como la que pretende este estafeta de la organización terrorista.

Necesitamos también continuar con una desmovilización y una reinserción generosa para esa base guerrillera, pero también ser enfáticos que llegar a este Congreso hoy, en la institucionalidad de hoy no puede ser el premio a las carreras criminales. Por eso yo si estoy de acuerdo con un cese bilateral, pero un cese al juego bilateral y no un cese al fuego, un cese al juego. Primero, que cese el juego de las Farc de querer burlarse de las conciencias, de la hidalguía y también creo que debe haber un cese al juego de un gobierno que viene a este recinto y dice unas cosas, y asevera unas cosas y vende unas cosas, que más se demoraron en ser desmentidas por sus interlocutores premiados con el aval del consentimiento diplomático.

También creo que hay que cesar otro juego y es el juego de irle ilusionando con tiempos seguidos al pueblo colombiano, que la paz va a demorar meses y no años,  y después va otro año más y otro año más, ahora cuatro meses. Por favor, cesemos ese juego.

Y ahora, señor Presidente, yo veía unas declaraciones de una institución multilateral aquí en el país vecino del Director de Unasur, que debería respetar la imparcialidad de los organismos internacionales que a sus espaldas tiene la opresión de los demócratas de Venezuela, a sus espaldas tiene un pueblo arrasado por un régimen sátrapa y valida con su diplomacia melindroma ese régimen que de democrático no tiene nada, y ahora pretende cuestionar a un partido que utilizando los canales democráticos plantea estos argumentos en Colombia.

De nuevo, señor Presidente, pedimos un cese al juego bilateral y que podamos realmente decirle al pueblo colombiano cuál es el verdadero camino de esto que llamamos proceso de paz. Gracias