Plenaria 18 agosto de 2015

* Intervención 1

 

Muchas gracias Presidenta, creo que este debate se ha centrado sobre las razones por la cuales se han dado los incumplimientos a lo que el Gobierno suscribió con el paro agrario. Pero en realidad vale la pena es revisar cuáles han sido las características, o las inducciones que este Gobierno ha sembrado en materia agrícola.

Lo primero, sin lugar a dudas tiene que ver con las metas del primer plan de desarrollo en el país, porque el plan del 2010 al 2014 señor Ministro, según la información disponible en el Departamento Nacional de Planeación, tiene unas fallas protuberantes en ejecución, y vemos temas como los actos administrativos de restitución, que hicieron parte de una política integral y prioritaria, tuvieron un cumplimiento por debajo del 65%. Los créditos a pequeños productores, apenas tuvo un cumplimiento del 61%, las entregas para los desplazados de los subsidios de tierras que tanto se anunciaron, un cumplimiento por debajo del 49% y toda la política de microcrédito, que también se promovió en el sector quedó en veremos.

El segundo aspecto, la segunda ilusión tiene que ver con lo que llamaríamos la calidad del gasto en el sector, porque el reporte que entregó la OCDE para el mes de abril de este año, en el seguimiento de la política agraria de Colombia, evidencia que sigue siendo protuberante que el 90% del gasto público del sector en los últimos años, ha estado concentrado en lo que llamaríamos provisión de subsidios directos, y un porcentaje muy menor, como se puede apreciar en pantalla, a lo que es la entrega de bienes públicos, lo cual si se compara con los países que son exitosos en la región, muestra un gran desequilibrio para el país.

El tercero tendría que ver con el debate entre el discurso y el recurso y ahí yo creo que es preciso decir, que el presupuesto del año 2016 apenas está entregando el 1.4% de los recursos al sector agrario y adicionalmente tenemos una reducción del 39%, con respeto al presupuesto del año anterior. Pero si esto se coteja con el Plan de Desarrollo, sigue siendo preocupante que en la estrategia de transformación del campo, el 72% de los recursos, se espera que provengan del sector privado, y lo que tiene que ver con competitividad rural, se espera que el 82% también provenga por parte de recursos particulares, lo cual no se compagina con la realidad de los emprendedores del sector.

Y eso nos lleva a plantearnos si realmente como lo decía el primer Plan de Desarrollo de esta administración, estamos hablando de una locomotora, o estamos hablando de una mula y valdría la pena mirar dos grandes indicadores que han hecho parte de la estrategia del sector.

El primero, lo que llamarían la capacidad para generar ingreso, en los distintos sectores, que son parte estratégica del Ministerio y encontramos que 25 de los 36 están por debajo del cumplimiento de la meta. Y lo que tiene que ver con el incremento de la capacidad productiva, apenas se han cumplido 6 indicadores, es decir, de 18 indicadores, solamente 6 han presentado cumplimiento, 12 se encuentran totalmente incumplidos, y eso nos lleva también al debate de cuál es la verdadera estructura de la transformación del campo, y obviamente ahí está la materia de capital humano, que nos evidencia una gran brecha, entre las ciudades y la zona rural, mientras en las ciudades el número de años de escolaridad está llegando a los 9 años, en el sector rural esta apenas llegando a los 6 años.

Y si lo miramos con acceso a la educación superior, en las zonas urbanas, en cuanto a mayores de 17 años, tenemos una cobertura del casi el 30% contra el 5 en la zona rural; entonces, si queremos hablar de preparación, adecuación, pertinencia, esa formación de capital humano para las prioritarias del sector, la brecha no solamente pareciera insalvable, sino que no cuenta con los recursos presupuestales para materializar lo que se dijo en el Plan de Desarrollo.

En cuanto al tema de acceso o exclusión que también es muy importante, encontramos acá, dos fuentes, una la misión rural y otra los datos que ya se conocen del censo agropecuario, y preocupa que solamente el 36% de los hogares del sector rural, tienen acreditado algún tipo de título de propiedad, solamente el 4.3% acredita tener acceso a asistencia, y el 89%, señor Ministro, de la población que pasó por el censo, no ha solicitado acceso al crédito, lo cual muestra que también hay unas grandes barreras que tenemos que solventar.

Y cierro con el tema de tierras, que también se ha presentado como una gran iniciativa gubernamental y el cumplimiento de las metas, no solamente esa retrasado, sino que se puede demorar el triple de años que fueron previstos inicialmente con esa política. Entonces creo Senador Navarro, que esta no es una discusión de por qué se incumplieron los compromisos del paro agrario, es una discusión de por qué se está incumpliendo a Colombia, por qué se le está incumpliendo al sector y estas siete ilusiones muestran las fallas que tiene este Gobierno entre lo que promete, lo que ejecuta y la capacidad y numero de recursos que destina al cumplimiento de sus promesas. Muchísimas gracias.

 

 

 

 

* Intervención 2

 

Muchas gracias señor Presidente, siempre es interesante analizar el juicio de la historia a los Gobiernos, los Gobiernos son propios de sus circunstancias, de sus realidades, de sus adversidades, pero los Gobiernos se tienen que juzgar con una sola herramienta y es la herramienta de la evidencia. Porque como diría alguien, en política hay derecho a tener nuestras propias opiniones, pero no hay derecho a tener nuestros propios hechos.

Y sí, el Gobierno del Presidente Uribe, como cualquier otro Gobierno que haya tenido Colombia, Presidente, pues se juzga con esas realidades, pero la verdad es que la Colombia del año 2002, esa foto que tenía el país, a la cual se le exige hoy, con los ojos de hoy, con el presupuesto de hoy, lo que no se hizo en el pasado, pues tiene algunas cosas que son evidencias contundentes, porque en el año 2002 este país tenía 350 alcaldes que no podían gobernar desde sus cabeceras municipales, porque habían sido sacados por la presión del terrorismo, 150 municipios no tenían presencia alguna de la Fuerza Pública y el país apenas tenía 27 billones de pesos de recaudo tributario, tenía un PIT per cápita inferior a los 4 mil dólares, inclusive en algunas regiones inferior a los 3 mil.

Tenía unas exportaciones que apenas llegaban a 10 mil millones de dólares, buenos años, 11 mil, teníamos una inversión extranjera directa que escasamente superaba los 2 mil millones de dólares, y sí, Colombia eligió un Gobierno que combinó tres políticas públicas, tratando de irrigar con esas tres políticas públicas, la recuperación dinámica del aparato productivo nacional, y la foto, la nueva foto, la foto del 2010 que sirvió para elegir a un nuevo Presidente que no tenía el arraigo electoral suficiente, pero que sí tenía la posibilidad de vender y galopar sobre los logros de esa administración, dejó un país que prácticamente triplicó el ingreso per cápita, un país que logró llevar las exportaciones a más de 40 mil millones de dólares, que llevó la tributación de 27 billones a 70 billones, que con ese recaudo permitió impulsar programas sociales, que aumentaron la cobertura en educación, en salud, en vivienda, en bancarización, en conectividad, como nunca antes lo había visto este país.

Por supuesto el sector agrario, algo se tenía que beneficiar de eso, o es que acaso la conectividad rural que alcanzó este país se puede ocultar, o es que acaso la bancarización se puede ocultar, o es que acaso el cubrimiento del régimen subsidiado de salud en el sector rural, se puede ocultar, no se puede ocultar, y para eso está el escrutinio de las cifras y bien venido todas las que quieran. Pero es con la legitimidad de haber dejado ese legado, con el que hoy también esta Bancada tiene derecho a plantear interrogantes y a exigir, porque así como se nos exige a nosotros y contestamos con la evidencia, la evidencia también debería ser la herramienta con la cual esta administración contesta los interrogantes.

Nadie está esperando que este Gobierno haga maravillas o haga magia, pero sí está esperando que haya consistencia en las políticas públicas. Le duele a uno al país que estemos viendo hoy galopar la inflación de alimentos, le duele uno al país ver que el año pasado tuvimos un déficit comercial en cereales, pronuncia uno de los más altos de la historia, le duele a uno al país ver que tenemos balanza comercial negativa en verduras, tubérculos, el año pasado, que seguimos teniendo un déficit comercial en materia de alimento para animales, que el año pasado tuvimos un déficit comercial en leche y también lo tuvimos en carne, y nos duele que la integración de la política agropecuaria no vaya de la mano entre el recurso, el discurso, la política pública, el seguimiento y la estabilidad en el Ministerio, y le duele a uno que la provisión de bienes públicos no tenga patrones tampoco de continuidad.

De manera señor Presidente, que la evidencia de que la foto del país del 2002 y la del 2010, es distinta y que el país se permitió recuperar su estructura productiva y por lo menos enrutarse hacia algo más sostenible, está abierto a que cualquiera la mire con la frialdad de los documentos oficiales y de las estadísticas, porque la Colombia fue mejor, y creo que muy pocos Gobiernos han dejado un país tan mejorado, pero lo que sí no se puede hacer acá, es especular y caer siempre en la posición de, no es de aquí, ni es de allá, no son los de Gobierno, ni es la oposición, no, porque es que aquí todos han tenido, afortunadamente los Partidos presentan cada oportunidad de Gobernar y no por eso el Centro Democrático va a eludir el debate, aquí estamos, y la evidencia nos acompaña y creo que la Colombia que este país recibió del Gobierno de quien orienta hoy este Partido, puede estar abierta a los aplausos, a las críticas, pero sobre todo, al reconocimiento que Colombia cambió para bien. Muchas gracias Presidente.

 

 

 

* Intervención 3

 

Simplemente Ministro, en aras del rigor, porque como usted dijo que yo le había dado una cifra que no era exacta, Colombia tuvo déficit comercial de carne en el 2010, en el 2011, en el 2012, ligero superávit en el 2013, y en el 2014 según cifras del DANE, Colombia importó 242 millones de dólares en carne y exportó 50 millones, entonces, si usted a bien lo tiene, pida la cifra en el DANE, pero esa es la cifra oficial que en efecto nos preocupa. Muchas gracias Ministro.

 

 

 

* Intervención 4

 

Simplemente Ministro, es que usted planteó un interrogante acá, y es que estábamos utilizando cifras falsas y las cifras inclusive son más dramáticas, en cereales tuvimos déficit comercial de más de 600 millones de dólares, en legumbres, en tubérculos y en vegetales también, en alimento para animales, esas son las cosas que le preocupan y usted no se puede ofender por eso, porque eso no es culpa suya, es que esa es una realidad del país y tenemos que ver cómo la resolvemos sobre todo con la situación cambiaria que tenemos, pero como usted cuestionó la cifra, simplemente se la doy en aras de tener rigor con los televidentes que nos están observando.