Plenaria 6 mayo 2015

* Intervención 1.

Muchas Gracias, señor Presidente. Yo quisiera hacer esta intervención empezando, por reconocer una frase que dice: que en el proceso de elaboración de las leyes, la forma es fondo y, la ética y la estética van de la mano. Lo que tenemos hoy frente a nosotros, no es un proceso diáfano, ni mucho menos un proceso que haya tenido toda la discusión debida desde las comisiones económicas.

Porque, la verdad, es que desde la misma presentación del Plan, estábamos viendo una violación flagrante al artículo 339 de la Constitución, porque vimos una deformación de la Ley del Plan, convirtiéndola en una especie de Ley Ómnibus, en donde podía encaramarse todo tipo de reforma, todo tipo de tarifa y todo tipo de caricia, a intereses particulares.

Lo que tenemos hoy frente a nosotros, no es solamente una conciliación, sino es un Plan de Desarrollo que después de un debate intenso en las comisiones plenarias, donde se radicó en el Senado, las Licencias Express, afectando claramente la institucionalidad ambiental del país y el debido proceso de diálogo en concertación, estamos convirtiéndonos, también, en verdugos del medio ambiente, cuando vemos que se revive esa política.

Adicionalmente, estamos viendo cómo se revive el tema de la minería en los páramos. Cómo sin tener nada que ver con la agenda de desarrollo, se está trayendo un tercer canal por la puerta de atrás. Cómo se está cediendo la propiedad intelectual del Estado, así de forma gratuita en los proyecto de investigación. Cómo se están dando facultades extraordinarias en materia agrícola, sin haber especificado el alcance y el tipo de las mismas.

Y en cuanto a la forma también hay que decir, el debate no fue del todo detallado. No se conocieron las bases a profundidad, no se discutieron en las comisiones económicas, los lapidarios comentarios del Contralor General de la Nación, que desvistió una a una las fallas de este Plan. Ni tampoco pudimos discutir proposiciones que no tenían ningún impacto fiscal y que fueron rechazadas por no tener el supuesto aval de la nación. Y como si fuera poco, el artículo 161 de la Constitución que obliga a tener este debate un día antes, tener el documento un día antes, tampoco lo tuvimos.

Entonces, a quienes dicen que no pasa nada, aquí, y se rechaza esta conciliación, hay que decir que acá el Gobierno no aprueba por decreto todo lo que quiso presentarle al Congreso, porque el Congreso, el Gobierno por decreto no puede autofacultarse, ni el Gobierno por decreto puede reformar leyes. Porque si no la trampa estaría inscrita en la misma Constitución y en la misma ley, permitiendo que un Gobierno presentara un Plan a su antojo, dilata la discusión, no lo aprueba y hace lo que le venga en gana, eso no es cierto.

Lo que sí puede hacer este Congreso es hacer valer su honorabilidad y evitar que los atropellos que se cometieron en la conciliación, sean corregidos o simplemente se voten negativos. Y que el Gobierno por decreto apruebe lo que le dice el artículo 339, que es tener un documento de base y un plan plurianual de inversiones. Pero este abuso que estamos viendo, es tan grave como el que se vio con la fallida Reforma a la Justicia, es una Patente de Corso al Gobierno con facultades, es permitir un nuevo ordenamiento tributario territorial y es una afrenta al pueblo colombiano. Por eso, si hemos de votar esta conciliación, nuestro voto es de rechazo total por este abuso a Colombia.

Muchas gracias, Presidente.