Plenaria 10 noviembre 2015

* Intervención 1

 

Muchas gracias, señor Presidente, honorables Senadores. El debate que estamos dando el día de hoy, es un debate de interés nacional, porque todos los colombianos tienen que saber qué está pasando con el sistema eléctrico nacional por el cual han pagado tantos recursos, y debo empezar diciendo que desde el año 2006, los colombianos le hemos apostado a un sistema que nos garantice la confiabilidad, es decir, el suministro de energía en firme, al mismo tiempo la capacidad y, por supuesto, un precio techo; ese ha sido el enfoque que ha tenido el marco regulatorio desde el año 2006.

Creo que es importante referirme por un instante a la relación de nuestro país con el fenómeno de El Niño, porque es cierto eso es un fenómeno climatológico al cual estamos expuestos muchos países latinoamericanos y estamos expuestos sobre la base que se van calentando las aguas del Pacífico y producen efectos que a su vez repercuten en el clima y, por supuesto, en las precipitaciones de lluvia. Pero que no nos vengan a decir ahora que El Niño que se nos está viniendo es El Niño más profundo y más severo de la historia como lo han insinuado algunos funcionarios en los medios de comunicación; y por eso apreciados Senadores quise traer en este debate esta gráfica que es el índice eso, multivariable que analiza los fenómenos de El Niño y podemos darnos cuenta a todas luces en esa línea superior que ustedes ven de color púrpura, que El Niño más profundo fue el del año de 1997, 1998 y que lo que estamos viviendo en el 2015 no se acerca todavía a ese fenómeno. Y en cuanto a la duración aquí no hay ninguna entidad que tenga el carácter de brujo para determinar cuánto va a durar porque, la duración de El Niño solamente se define después de que termina el fenómeno.

Entonces es importante traer esto a colación apreciados Senadores, porque la regulación y el sistema eléctrico nacional que hemos creado ha sido sobre la base de utilizar los referentes de los meses de mayor profundidad y mayor severidad del fenómeno de El Niño, razón por la cual tenemos que decir que el problema del mercado en Colombia no es un problema de capacidad, porque hoy tenemos 16.000 megas de capacidad y una demanda de capacidad que está llegando a los 10.000 megabytes.

Entonces no es ese el problema, el problema tiene que ver con los costos, con la estructura del sistema regulatorio y, por supuesto, tenemos que advertir que frente a eso debemos reclamar qué ha venido pasando con los instrumentos regulatorios ante la ocurrencia del fenómeno de El Niño, porque es un fenómeno que afecta principalmente los costos de generación donde están los principales costos del sistema; miren esto la gráfica que les he traído es simplemente para ilustrar que a pesar de todos los esfuerzos los colombianos hemos aceptado que pagamos una energía costosa, frente a otros países latinoamericanos y lo aceptamos sobre la base de lo que nos han prometido Senador Benedetti, alta confiabilidad, buena capacidad y unos precios techo, en situaciones de estrés hidrológico, por eso hemos aceptado que tengamos ese costo de kilovatio industrial tan alto frente a muchos de nuestros competidores comerciales.

Entonces vale la pena ahora traer sobre la mesa, cuáles han sido las decisiones de regulación que ha tomado Colombia después del apagón de los años 90, y hay que empezar diciendo que en 1994 este país tomó dos decisiones de ley fundamentales, la Ley 142 de servicios públicos y la Ley 143 del sistema eléctrico, las dos empezaban a ilustrar los parámetros sobre los cuales tenía que afincarse la estructura del sistema, y en 1996 la CREG, empezó a reaccionar ya para permitir siempre la confiabilidad y la disponibilidad de energía en momentos de estrés hidrológico como el fenómeno de El Niño, y por eso se creó en el 96, Senador García Realpe, el cargo por capacidad; ese cargo por capacidad remuneraba tener la potencia disponible de energía y óigase bien Senador Name con ese cargo sorteamos el fenómeno de El Niño del 97, 98, el más severo que ha tenido Colombia, que no nos vengan a decir ahora que ese tipo de sistemas tampoco funcionaban porque sí funcionaban.

Pero los colombianos fuimos aprendiendo también en el ejercicio de la regulación y en la asignación de los cargos por capacidad, le fuimos exigiendo a las termoeléctricas que garantizaran su suministro de energía entregándole al regulador todos los contratos de abastecimiento de combustible, y así fue avanzando el sistema, yo diría que ya para el año 2005 introdujimos nuevas medidas regulatorias para tratar de darle más transparencia a los suministros de energía. Pero, yo quiero resaltar algo, en el año 2006 la CREG, fijó tres derroteros, el primero exigir más transparencia en los costos por parte de las generadoras.

El segundo alertar al país a través de este documento, del Documento 039 del 2006 de las dificultades que iba a tener el país en el suministro de gas y la CREG invitó a los colombianos a que hicieran una sustitución en esa generación a gas, modificando la estructura de muchas de esas plantas y dándoles incentivos a la dualidad para también generar con combustibles líquidos; y esa transformación, óigase bien se pagó por parte de todos los usuarios y la transformación a líquido la recibieron los agentes del mercado independientemente de su generación e independientemente de si se iban a convertir o no. A veces me pregunto porqué la CREG, le dio ese incentivo también a las hidroeléctricas que nunca se convirtieron, porqué recibieron ese exceso de cargo para la transformación a líquidos.

Y en el 2006 el tercer derrotero de la CREG, fue plantearle al país que necesitábamos tener un cargo distinto, un cargo más fuerte, más robusto, que ya no solamente nos asegurara la potencia como el cargo por capacidad sino que nos permitiera tener oferta de energía en firme permanente en circunstancias de estrés hidrológico con un precio techo que pagaría la demanda que es el precio de escasez, y por eso, esa Resolución número 071 de la CREG, vale la pena siempre tenerla acá como referente; pero también quiero decir una cosa el regulador no le contó esto a los colombianos, y es importante que lo sepamos cuando exigimos qué pasó con el cargo por confiabilidad, lo que ustedes ven en pantalla, esas barritas amarillas en dólares constantes era lo que el país pagaba por el cargo por capacidad, y del 2006 al 2007, pasamos de pagar un poco menos de 400 millones de dólares, acerca de 800 millones de dólares, aumentamos en casi 400 millones de dólares lo que pagaría la demanda para asegurar la oferta en firme y el precio límite. Senador Duque, sabe cuándo empezamos a recibir la nueva capacidad instalada que se empezó a pagar con ese cargo, en el 2014.

Entonces, que ahora no nos vengan a decir, que es que había un errático diseño, no señor, había un contrato de riesgos y el regulador tiene una responsabilidad por lo que diseñó y por los costos que le traspasó al pueblo colombiano, el regulador no puede ser timorato a la hora de responder políticamente por eso, como tampoco lo puede ser con otro error que avaló el regulador, cuando entraban las nuevas subastas para el cargo por confiabilidad, resulta que el mismo cargo lo recibían las plantas viejas anteriores al 2006 ya amortizadas que no estaban poniendo nueva capacidad sobre la base del principio de solidaridad y el regulador no le responde políticamente a los colombianos por esa falla en el diseño.

Por eso entremos al tema de hoy, porque después de haber pagado todos estos recursos, porque después de haber hecho estas reformas a un cargo por confiabilidad que nos asignara potencias, oferta en firme y precio techo, estamos hoy viviendo el fantasma del apagón. Hay tres factores, el primero se nos habla del fenómeno de El Niño ya estaba anunciado, El Niño no es como el cometa Halley que pasa cada 75 años, tiene una ocurrencia con relativa predictibilidad y ya el país estaba advertido, el doctor Ricardo Lozano, exdirector del Ideam, llevaba tres años diciéndole al país no nos durmamos en los laureles, claro por qué se dormían, porque El Niño se empezaba a medir a partir de un grado de 0 a 5 y llevábamos varios años en 0 ¿ 4 razón por la cual se descartaba El Niño, pero sí eran años de sequía y de profundización de sequías y él decía mucho cuidado porque cuando venga El Niño va a venir con mayor severidad.

Lo segundo hay una estrechez en el mercado de gas; tampoco nos debe tomar por sorpresa, porque ya lo había dicho ese documento de la CREG, el 039 de 2006 y tampoco nos debe alertar los enormes costos de las térmicas, ahora les voy a demostrar porqué todo esto era predecible, y yo me pregunto si habría detrás de los interés de algunos generadores que a sabiendas de que venía El Niño y a sabiendas de la estrechez en los embalses sabían que no iban a necesitar la llegada del Estado a rescatarlos, luego estaban en una situación de comodidad y casi que con la capacidad de ser extorsivos frente al Estado por la necesidad que representaban para el sistema eléctrico.

Lo otro que le expliqué al país acá los reguladores y al señor Ministro, porque cuando el precio de bolsa a comienzos de este mes superó los primeros escalones de racionamiento, no se le avisó al país, y por más de siete días se dejó de aplicar el famoso estatuto de racionamiento que era para generar una alerta y una solidaridad de todos los actores del sistema, otra falla imperdonable.

Ahora, permítame pasar a otro tema, aquí creo que es importante decir, que los colombianos hemos terminado siendo los sacrificados de esta mala arquitectura, porque la oferta en firme de energía y el cargo por confiabilidad opera como una especie de instrumento financiero de riesgo, como una especie de seguro que se activa cuando pasamos el precio de escasez, señor Ministro yo a veces me pregunto porqué cuando se diseñó esa regulación la CREG nunca permitió que tuviera la supervisión de la Superfinanciera, porque era un instrumento financiero solo que aplicado a bienes tradicionales y se estaban captando recursos y se ha debido exigir una reserva técnica, porque la reserva técnica era necesaria para atender esos momentos de estrechez de capital, que no sea como lo dijo la Presidenta de Acolgen en estos días en radio, que esos recursos eran para pagar nómina, o que simplemente entraban a las utilidades operacionales. Dónde estaba la Superintendencia de Servicios Públicos y los mecanismos de observación del mercado mayorista de energía para preguntarse qué iba a pasar en los momentos donde se dieron esas estrech eces financieras, y ojo con esto; la medida que ha tomado el Gobierno, que le dicen al país que son solamente siete pesos que es marginal, no es así los colombianos vamos a ver en diciembre no solamente que nos van a aumentar esos siete pesos, sino que vamos a seguir pagando el cargo por confiabilidad, es decir, el seguro que no se activó, que no funcionó lo seguimos pagando y adicionalmente una sobrecarga por restricciones.

Senador Restrepo, solamente en Bogotá en algunas proyecciones que ha hecho no el Senador Duque, sino en la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía, vamos a ver aumentos en las tarifas del más del 20%, entonces yo les pregunto a ustedes apreciados Senadores, ahí termina el drama?, no!!, hoy vamos a pagar ese aumento de la tarifa por 36 meses, vamos a perpetuar ese seguro que no está funcionando y que el regulador no ha aceptado su responsabilidad por 4 años más y vamos a diferir los costos por restricciones indefinidamente, como lo dice la última resolución de la CREG de la semana pasada, ojalá los comisionados acá puedan contarle al país, y quiero que vean esto, de pronto aquí no se ve en detalle pero sí ven lo que me interesa que vea el Senado de la República.

Aquí estamos viendo en la parte de arriba cómo estaban los precios de bolsa en la temporada de lluvia, el mes de abril y en la parte de abajo en el último mes. Miren la diferencia dónde estaban los hidros y dónde están ahora, y miren el incremento de precios, esos son datos sacados de la Bolsa de Energía de hace dos días y que no nos vayan a decir que aquí no hay especulación, porque le tienen que decir al país quiénes se están llevando esos precios a este nivel y quiénes van a asumir la responsabilidad y donde está el ente regulador; porque esto ocurrió cuando se debió haber invocado que el precio de bolsa estaba por encima del segundo escalón de racionamiento.

Entonces, miremos la otra parte de esta historia que no termina allí. Hay especialistas del mercado de gas que ya se atreven a decir Senador Soto, que vamos a tener un déficit de cerca del 30% para atender la demanda de gas, y yo invito a mis colegas de la Bancada Caribe, Senador Name a que mire este gráfico, lo que usted ve verde en esta pantalla, es como se va a ir dependiendo más de las importaciones de gas de Venezuela sin Niño, y mire más adelante pasemos esta gráfica, pasemos la otra.

Aquí estamos viendo los escenarios de demanda, y quiero mostrarle al Senado lo que va a ocurrir en la costa Caribe, sigamos, miren esto, este es el escenario de la demanda de gas de la costa Caribe, sin Niño y lo que está en verde es como se va a ir aumentando la dependencia de las importaciones de gas de Venezuela.

Que no nos diga la CREG y que no nos diga el Ministro, que no sabían que esto iba a ocurrir, o de lo contrario aquí no hay política energética en Colombia, porque era clarísimo que desde el año 2012, Venezuela tenía que honrar su compromiso y reexpórtale a Colombia, y han pasado cuatro años cuando se están secando los pozos de La Guajira, y en manos de quién estamos; la seguridad energética de la costa Caribe en el suministro de gas, está en las manos Senador Arleth de un Presidente que un día resolvió levantarse a cerrar la frontera y a despachar colombianos violándoles los Derechos Humanos.

La seguridad energética de país, hoy en la costa Atlántica depende de la decisión de un Gobierno totalmente impredecible y yo pregunto si hay un Ministerio serio, que pueda someter a un país a semejante riesgo de oferta energética sin tener tampoco los instrumentos de regasificación.

Ahora, quiero cerrar esta presentación hablándoles de unos mitos que quiero que aquí se borren por completo, el primero es que esto nos tomó por sorpresa, nos tomó por sorpresa el faltante de gas, mentira, desde el año 2006 ya la CREG, nos venía alertando sobre esto, nos tomaron por sorpresa los precios de los combustibles, mentira, lo que ustedes están viendo en pantalla en la línea morada de la parte superior eran los precios que se estaban viendo en la generación a líquidos y lo que ustedes ven en esa línea púrpura, rosada, es el precio de escasez; ya se sabía de meses atrás que por la indexación que tiene el precio de escasez, al precio del petróleo y al Fillol número seis que estos fenómenos se iban a presentar y yo pregunto porqué el regulador dejó esperar hasta cuando el problema estuviera encubado para atenderlo. Eso no es serio de un regulador, eso no es serio de un Ministerio, porque yo sí estoy seguro que alguien estaba esperando ese momento para que papá Estado saliera al rescate.

Creo importante también referirme a esto, es que nos tomaron por sorpresa los precios de las materias primas de los commodities del petróleo, faltaba más, o es que acaso no teníamos escenarios desde el año pasado, ya hablando del precio del petróleo por debajo de 60 dólares el barril y sabemos que está indexado el Fil lol número 6 y, por ende, el precio de escasez se da ese comportamiento, por favor que sean serios los reguladores, que no se escuden en falacias para decirle al país que su responsabilidad es ninguna.

Tercero, El Niño es el gran culpable, ya les he planteado a ustedes honorables Senadores y aquí les tengo otro índice adicional que es el famoso índice ONI, que se llama el Oceanic Niño Índex, y hemos visto que ese es el más profundo, eso se está midiendo por trimestres, pero les voy a mostrar algo para que se vayan con la más grande sorpresa, miremos esta gráfica. Aquí estamos viendo los precios de la bolsa de energía, a valores constantes, mirando los últimos niños en Colombia, vemos el más severo en la línea azul, esos eran los precios de bolsa con El Niño más severo que tuvo Colombia y en verde están viendo la escalada de precios que hemos tenido, sin que todavía sepamos la magnitud de El Niño que se nos viene a cuestas, entonces que no nos digan a nosotros que en épocas pasadas esto no ocurría, no señores aquí se ve, que lo que está ocurriendo hoy es atípico en el manejo del regulador, en el manejo de la Superintendencia y en la política energética que orienta el Ministerio de Minas.

Lo otro, acá se dice que el cargo por confiabilidad no es como un seguro, bueno, la propia Acolgen, define el mecanismo para transmitirle el conocimiento al ciudadano, como un seguro de vida por el cual hemos pagado la oferta en firme de energía, pero aún más grave, la misma CREG en la definición del cargo por confiabilidad, hace una gran diferenciación frente al mecanismo de capacidad, porque es energía en firme. No es energía discrecional, es en firme en los momentos en que el país lo necesita por el estrés hidrológico y quienes entraron a ese mercado, entraron con esos riesgos, porque ahora no nos digan que las opciones financieras y los riesgos de las opciones financieras son del consumidor final de energía y no de quienes tomaron el riesgo de fiar un precio límite, conociendo las dificultades del suministro de líquidos.

Porque además señores de la CREG, ustedes saben que en el año 2012, este país contrató un estudio con el Centro de Economía Sistémica (ECSIM), que ya le decía al país mucho cuidado con la concentración de generación a líquidos que se está dando en el parque térmico, porque cuando venga El Niño se va a disparar el mercado Spot, no hicieron nada, se quedaron pasmados y saben algo que me ofende apreciados Senadores, la CREG emitió la Resolución 144 de 2015, donde básicamente salía a recomprar excedentes de energías en firme, 15 días antes de que se diera esa escalada de precios que les mostré, ¿por qué lo hacía?, porque quería quitarle Senadora Maritza las ofertas en firme de energía a algunos generadores. Yo quiero saber a quién le estab an haciendo el favor, qué había detrás de esa medida de la CREG, porque no puede ser que salgan a comprar excedentes de energía en firme como si sobrara y dos semanas después le estén diciendo al país que los precios de bolsa superan el precio de escasez.

Ahora nos dicen también que se debe socializar con la demanda las pérdidas patrimoniales, porque es un sistema solidario, no señor el artículo 94 de la Ley 142 dice que no se puede transferir un aumento de tarifas para llenar pérdidas patrimoniales de las generadoras es una gran mentira decirle eso al país y aquí vemos lo que dice el artículo 94 y lo que dijo el Ministro en su rueda de prensa, es un despropósito que le haya transferido parte de esa responsabilidad de los riesgos de los privados al consumidor.

Nos dicen que los colombianos y este es otro mito, no hemos pagado tanto, que tenemos un gran sistema energético y que lo que hemos pagado es apenas lo necesario. Hemos pagado 7.800 millones de dólares de cargo por confiabilidad, y las generadoras térmicas a líquidos han recibido cerca de 160 millones de dólares por año durante los últimos años, eso no es una bicoca, con ese monto, Senador Villalba, se podría hacer el metro de Bogotá, entonces que por favor le digan al país, cómo se manejó, cómo se escrutó por el regulador y por la Superintendencia el uso de esos recursos.

Se nos dice además que el Gobierno actuó oportunamente, otra gran mentira, es que el Ministerio de Minas ya sabía lo que estaba pasando en esas dificultades en esa variabilidad entre el precio de escasez y los costos de generación, y también sabía lo que estaba pasando en la bolsa y también sabía lo que le había dicho ECSIM, el reporte, también sabía la estrechez de gas, también sabía las dificultades de Venezuela para cumplir su palabra y que ahora no vengan a decir que el Gobierno obró raudo y veloz, cuando lo pudo haber anticipado con una política energética seria.

Se nos dice además y este es otro mito, que los colombianos tenemos un mercado energético óptimo, es cierto que el mercado energético colombiano ha mejorado, yo creo que nadie lo puede negar, pero señores de la CREG, el Presidente de XM, hace pocos días en la Universidad Jorge Tadeo lozano, aceptaba que es un mercado profundamente oligopólico, que se siguen presentando arbitrariedades por integración vertical, que además existen barreras de entrada para lo s nuevos actores del sistema por la forma como se asigna el cargo por confiabilidad, y este país necesita más capacidad hacia los años futuros con una demanda creciente de energía, reconózcanlo, acepten su responsabilidad la inacción de ustedes, no hay derecho que esa sea la forma de proceder de un regulador que se duerme ante las necesidades imperiosas de energía para un país que está creciendo su economía y que necesita abastecer de ese bien público a tantos ciudadanos.

Se nos dice además, y con esto cierro que Venezuela es nuestro mejor amigo o el Gobierno de Venezuela, la verdad es que son cuatro años de incumplimientos. Cuatro años, y yo sí quiero que nos digan cómo va a cumplirse el objetivo de los 150 millones de pies cúbicos de suministro que Venezuela tiene con Colombia, porque no puede ser que nosotros hayamos exportado el gas en los últimos cuatro años cuando Venezuela ha incumplido, para que allá puedan generar las térmicas y no generen a líquidos y acá tengan que generar a líquidos quitándole el espacio a la demanda colombiana.

Yo creo Presidente que aquí hay cuatro grandes conclusiones, la primera, que el marco regulatorio diseñado por la CREG, está siendo agua y se necesita actuar, revisar las metodologías, inclusive es importante revisar la recomposición de esa comisión con una comisión que le dé confiabilidad y si a los colombianos, porque no podemos premiar políticamente esta irresponsabilidad; nos parece que hay que revisar los instrumentos del cargo por confiabilidad, que si la asignación debe seguir siendo remunerando las plantas, ya amortizadas y viejas, nos parece que hay que mirar el mecanismo de precio de escasez con todas sus variables y con las nuevas definiciones, nos parece también que tenemos que mirar lo que está pasando con las restricciones.

Y creo que el otro problema es que hay una ausencia de política energética, que le diga el Ministro al país cuál es la composición de la matriz energética que va a tener Colombia para enfrentar la demanda de las próximas décadas, que nos digan con qué recursos se van a financiar los desarrollos de generación a gas en boca de mina, que nos digan qué pasa con la Ley 1715, que nos digan sobre tantas cosas de política energética que hoy lo único que tenemos son interrogantes porque ya estamos en el casi sexto año de este Gobierno. Este Gobierno no empezó ayer, así que tampoco se vaya a escudar en su responsabilidad, se han tomado decisiones equivocadas e inoportunas y se ha lacerado el bolsillo de los colombianos.

Pero también es la responsabilidad en este debate dejar unas propuestas y y o quiero señor Ministro decirle a usted con total respeto y mirándolo a usted a los ojos que hay mecanismos para corregir esto sin pasarle el bolsillo de los colombianos; porque no buscamos un mecanismo transitorio, donde podamos utilizar el cargo por confiabilidad, crear una bolsa común, seguir remunerando esas plantas que han hecho las nuevas inversiones como lo demanda la ley, pero al mismo tiempo compensar esa generación térmica para que no se pierda, durante los meses de mayor estrechez, y después de que pase el fenómeno de El Niño recomponer, reasignar y hacer esa reforma regulatorias sin golpear el bolsillo de los colombianos como está planteado con las medidas que usted tomó.

Y creo, que aquí hay que empezar a hacer la revisión del mercado de manera integral, no podemos seguir teniendo un mercado tan poco transparente donde las ofertas en la bolsa de energía, Senador Ángel Custodio, solamente se conocen con un mes de rezago, se pueden conocer con pocos días, y también es necesario que tengamos unas revisiones y el modelo que tenemos en Colombia debe ser marginalista como tercamente ha insistido la CREG, o si tenemos la posibilidad en Colombia de mejorar los contratos bilaterales de energía como lo han hecho otros países de la región; yo creo señores Senadores y quiero decirlo acá con mucha claridad, esta decisión que se ha tomado de perpetuar el sistema por cuatro años más en el cargo, de generar esa sobretasa de tarifa por 36 meses, de mantener adicionalmente, Senador Name por la vía de las restricciones un pago indefinido, puede terminar siendo muy costoso cuando El Niño del 2018 y 2019 toque las puertas de Colombia, porque vamos a tener a las generadoras pagando kilovatios del 2015 y el país sin una política energética en firme, confiable y segura.

Yo creo señor Presidente y con esto termino, que aquí tiene que haber responsabilidad política, y ojalá como lo hizo este Senado en otras ocasiones aquí se pueda hacer una Comisión de investigación, donde el propio Senado de la República haga un juicio de valoración sobre tantas decisiones erráticas, que ya no parecen coincidencia sino una destinación voluntaria y a veces premeditada en favor de ciertos actores del mercado, muchas gracias.

 

 

* Intervención 2

 

Muchas gracias, señor Presidente. Señor Comisionado, usted ha dicho en su intervención que durante la vigencia del cargo por capacidad no se adelantaron nuevos proyectos; usted lo acaba de decir. La información pública disponible quiere decir, dice que la capacidad aumentó 33% y me gustaría que me aclarara si durante ese lapso no se hicieron los proyectos Flores 2 y 3, Candelaria 1 y 2, Termovalle, Termoemcali, Termosierra, Termocentro, Porce 2, Miel y Urrá. Y la otra pregunta es esta: El Decreto 2730 de 2010 invitaba a que se adelantara la regulación de la regasificación ¿por qué la CREG no procedió y se demoró tanto tiempo en atender lo que mandaba ese decreto? Muchas gracias, Presidente.

 

 

 

* Intervención 3

 

Muchas gracias señor Presidente. Yo quisiera cerrar este debate pensando en los colombianos que en sus televisores vieron las respuestas del Gobierno sobre el incremento de las tarifas y, debo decir que le duele a quien habla que a pesar de haber presentado acá propuestas y soluciones, para no socializar las pérdidas con la ciudadanía, la respuesta tozuda, terca y arbitraria del Gobierno es que se mantiene en esa decisión arbitraria que le mete la mano al bolsillo de lo s colombianos.

También duele que el cargo por confiabilidad que hemos pagado los colombianos, que debió haber operado no, no solo no operó, sino que se va a perpetuar por cuatro años más, más la tarifa, más lo que van a pagar los ciudadanos por restricciones. Debe doler también que los reguladores vengan a este recinto y no contestan, pasan impávidos, no presentan ninguna respuesta eficiente a ninguna de las preguntas que se les formuló por escrito, y a las que se formularon en el recinto. También duele que no haya una respuesta eficaz sobre la política energética, para una país que desde el año 2012 debía estar recibiendo gas de Venezuela, que ya llevamos 4 años y todavía no sabemos si el vecino país con el Gobierno que tiene le va a cumplir la palabra a los colombianos, y por supuesto duele que la Superintendencia de Servicios públicos todavía no se dé ni por enterada, de si tiene facultades o no para supervisar qué pasó, con la inversión del cargo por confiabilidad.

Yo quiero cerrar Presidente, refiriéndome a algunas cosas que me parece que son precisas señalar. La primera, aquí el Gobierno ha dicho que han entrado muchos proyectos térmicos desde que está el cargo por confiabilidad y simplemente para precisar, hasta ahora los que han entrado son Gecelca 3 y Termotasajero 2. Esperamos que podamos tener un sistema donde al país le llegue más inversión pensando en la demanda, donde el país pueda tener más capacidad de generación, pero eso sí que se corrijan las barreras de entrada al mercado, que lo que han favorecido ha sido la construcción de oligopolios e integraciones verticales, como lo han dicho los expertos de eximen el reporte que presentaron en el 2012 y frente a los cuales el regulador no se atreve a decir absolutamente nada.

También me parece bueno anotar, que aquí se ha tratado de como siempre no, el Gobierno trata de excusar su responsabilidades en los ejemplos de Gobiernos pasados, y se habló del caso de 2009, 2010 y que sea esta la ocasión también, para que la CREG no pase impune y le responda al país ¿por qué permitió que las hídricas estuvieran sobrecontratadas en ese momento? Y qué medidas tomó, porque en efecto se vieron dificultades en el cargo por confiabilidad, pero la responsabilidad de ustedes era actuar, doctores, la responsabilidad de ustedes era revisar qué había pasado allí y planteando los interrogantes al futuro, porque ustedes sabían la escasez de gas y sabían la diferencia que había entre el precio de escasez y los costos de generación y se quedaron callados, como también es vergonzoso que la CREG, señor Presidente, ojo con esto, la CREG saca la resolución 178 de 2015 y dice que es porque el país está en una situación hidrológica crí tica, por las cuales debe tomar esas medidas.

Qué curioso que hace pocos días estaba diciendo, que ofrecía salir a comprar ofertas de energía en firme de los generadores, para liberarlos de la oferta en firme que tenían con el país. Aquí no explicaron ustedes quiénes fueron favorecidos con ese intento de resolución y creo también pertinente decir, que frente al Decreto 2730 de 2010 de las plantas de regasificación, ustedes no han dicho la verdad, no se demoraron 2 años sino hasta el 2013 para actuar, y por eso también estamos viendo la situación de la costa palidecer.

Cierro Presidente, yo no sé si es falta de rigor y desvergüenza, venir aquí a este recinto y decir que entre el 96 y el 2006 cuando había cargo por capacidad, no se hizo ninguna nueva expansión, cuando se incrementó un 33% al sector y acaso no se hicieron Flores 2 y Flores 3, Candelaria, Termovalle y Termocali, Miel 1, Urrá 1, claro que también se hicieron. Yo lo que le pido Presidente a este Gobierno es que por favor no le siga metiendo más la mano al bolsillo a los colombianos, y siga siendo indiferente ante el desgreño de haber tenido 5 Ministros de Minas en 5 años, y que las debilidades y la planeación energética de atender las necesidades de los ciudadanos, de atender a la Costa Caribe y de tener una política de sostenibilidad energética, ha estado en el último de los cajones de las prioridades de este Gobierno.

Muchas gracias.