La marcha del cambio

Colombia no transita por buen camino. Día a día son más los ciudadanos que manifiestan su inconformidad, indignación y desilusión con la obra del gobierno Santos. En el manejo de la economía, la seguridad, la política social y en casi todos los temas, las encuestas registran el rechazo popular, al igual que precarios niveles de aceptación.

Ese rechazo que florece en encuestas y discusiones cotidianas debe manifestarse en una expresión pacífica, pero al mismo tiempo contundente de los ciudadanos, con el fin de pasar la página de un gobierno alejado de la ciudadanía y darle espacio a un verdadero cambio. La marcha del próximo primero de abril es un punto de partida hacia las elecciones del 2018 para construir un país donde prime la legalidad.

 

Marcharemos para exigir un cambio de política económica. Nos duele que se haya consumido irresponsablemente la mayor bonanza económica de la historia, sin ahorrar recursos para las épocas de ‘vacas flacas’, y ahora sean los ciudadanos los que paguen las cuentas del derroche con más impuestos.

 

Marcharemos para expresar nuestro rechazo a una reforma tributaria alcabalera, que empobrece a las familias más vulnerables, desanima la inversión, estimula el contrabando y golpea sectores donde apenas surge el nuevo emprendimiento.

 

Caminaremos para protestar frente a la burla que se cometió con la soberanía popular expresada el pasado 2 de octubre. Diremos que refrendar los acuerdos por las mismas mayorías parlamentarias derrotadas en las urnas, fue un desafío a la democracia directa y que no haber permitido modificaciones de fondo a los Acuerdos en La Habana, fue poner los intereses de las Farc por encima de las mayorías.

 

Exigiremos que las Farc entreguen los niños reclutados ilegalmente, que sus armas y relaciones con el narcotráfico sean entregadas para su final destrucción, y que no se eludan las responsabilidades del país con la Corte Penal Internacional para sancionar, de manera proporcional y efectiva, a los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad.

 

Manifestaremos que reformar la Constitución en ‘horno microondas’, anulando la independencia de poderes, es un ultraje a nuestra Carta Política, al igual que lo es reclutar miembros de las Farc para incorporarse a cuerpos de seguridad, mientras mantienen su militancia ahora denominada ‘política’.

 

Marcharemos para que casos de corrupción con silencio indiferente como los de Saludcoop, Caprecom, los juegos nacionales, los carteles de enfermedades huérfanas, InterBolsa, los abusos de contratación directa o los carruseles de únicos proponentes, no sean tolerados con cinismo. Marcharemos con la frente en alto para que la política social no siga dominada por el desgreño, mientras crece el hueco de la salud, el deterioro de la educación rural y cerca del 50% de los colombianos está en la informalidad.

 

La marcha del primero de abril es de los ciudadanos, por los ciudadanos y para los ciudadanos. Debe ser esa expresión auténtica, sin oportunismo político, donde el protagonismo esté en el sentimiento de una nación que quiere el cambio y que quiere pasar la página de un gobierno que dividió a Colombia, con fines electoreros, entre amigos y enemigos de la paz.

 

Iván Duque Márquez

Senador

ivanduquemarquez@yahoo.com

 

http://www.portafolio.co/opinion/ivan-duque-marquez/la-marcha-del-cambio-ivan-duque-de-marzo-de-2017-503788

 


1 Comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.
Your Website Title

Posted by Facebook
<
>
Próximos eventos
DIC
15
Maratón Democratica - Cali
Ver más
DIC
15
Maratón Democratica - Buga
Ver más
DIC
15
Maratón Democratica - Tulua
Ver más
DIC
15
Maratón Democratica - Cartago
Ver más
DIC
06
Rueda de Prensa - #ElPartidoDeLaEsperanza
Ver más