NO a la guerra

Después de la firma de un papel tendremos que darnos cuenta que Colombia no se puede

El gobierno le ha vendido al país y a la Comunidad Internacional que una vez se firme un acuerdo con las FARC, habrá una nueva Colombia. En ese sentido han dicho que la economía con el papel firmado crecerá más, habrá más inversión, existirá paz y hasta tendremos una nueva estrofa simbólica en el himno nacional como producto de una campaña creativa promovida por las agencias de publicidad que contratan con el Estado.

La forma como el gobierno presenta el proceso está soportado en una distorsión de la realidad. Empieza por sostener que nuestro país está en una guerra civil, que las FARC son un grupo insurgente lleno de incomprendidos que buscaron por las armas lo que ahora buscarán en las urnas, que no son una organización narcotraficante y que ahora serán aliados en la lucha contra las drogas. También sostienen que las víctimas serán el centro del proceso, aunque sus victimarios no aporten un peso para resarcir daños, que tenemos que tragarnos sapos y que la justicia transicional es la mejor herramienta ante un país con instituciones frágiles, que ameritan mecanismos ad-hoc para juzgar bajo el mismo rasero operacional a los insurgentes y los militares que los combatieron en cumplimiento de su deber.

La verdad es que la firma de un acuerdo es solamente eso, la firma de un acuerdo. Al día siguiente quedará en evidencia que habrá frentes con nuevos brazaletes, que el narcotráfico seguirá en regiones de influencia histórica de las FARC, que la minería ilegal en cabeza de la organización terrorista migrará a otras estructuras criminales, que habrá dólares encaletados al servicio de causas políticas para capturar poder local y que no están ni los recursos, ni las instituciones dispuestas para cumplir todas las promesas del posconflicto.

El día después quedará en evidencia que las Fuerzas Armadas estarán desmoralizadas por haber sido homologadas ante sus victimarios, que los grandes capos de las FARC posarán de sinceros para participar en política, que la historia de Colombia será reescrita dándole a las FARC un protagonismo de justicia social.

El día después de la firma, detonarán una campaña con toda la propaganda gubernamental para lavarle el cerebro a los colombianos con la euforia de las palomas y el color blanco, sin que las FARC hayan mostrado el más mínimo sentimiento de arrepentimiento y dispuestas a detonar populismo agrarista, lucha de clases y exacerbación de la protesta social.

¿Qué podemos hacer? Prepararnos para entender que el día después de la firma tenemos que pronunciarnos categóricamente en un plebiscito tramposo y evitar que las FARC se burlen del pueblo colombiano.

Cuando digamos NO diremos no a la guerra, porque decir SÍ es validar un acuerdo lleno de concesiones a quienes han sembrado violencia en todo el territorio nacional. Decir NO es rechazar la violencia como método de presión política y como legitimador de un grave desarme institucional. Decir NO es defender la justicia frente al terrorismo. Decir NO es pedir que se enmienden los acuerdos para que no triunfe la criminalidad sobre el Estado de Derecho. Sencillamente, decir NO es rechazar la guerra porque las FARC han pretendido obtener sus beneficios con masacres, secuestros, bombas, extorsiones, reclutamiento de menores, etc. Decir NO es exigir que las FARC reparen a sus víctimas de manera efectiva. Decir NO es defender la democracia frente a las armas.

El día después de la firma de un papel tendremos que darnos cuenta que Colombia no se puede dejar imponer de las FARC una verdad, una justicia, unas instituciones, un Congreso, unas estructuras territoriales y una doctrina hecha a su medida. Decir NO es el camino de dignidad que nos queda para enfrentar la política tradicional que con sus mayorías quiere imponernos un plebiscito sin garantías.

Decir NO es indicarle a quienes no se arrepientan y pretendan evitar sanciones por sus crímenes, que en Colombia no tendrán un santuario.

Kienyke
Bogotá, Colombia
Edición: Digital


1 Comentario

Please check your e-mail for a link to activate your account.